En temas de comunicación, la reputación es lo más importante, y si no que le pregunten a MVS, que al proteger su marca no entendió al cliente, a menos, claro, que el cliente viva en Los Pinos.

 

Lo ocurrido en los últimos días con respecto al despido de la periodista Carmen Aristegui y sus colaboradores de MVS, nos da mucha tela de donde cortar en cuanto a análisis de mercado se refiere.

En primera instancia se argumenta que la principal razón de esa decisión fue un uso indebido de su marca al llevar a cabo una alianza en nombre de la empresa, sin contar con facultades para hacerlo. Esto se vuelve una ironía, ya que el despido por sí mismo ha generado un impacto mucho mayor a la imagen de la radiodifusora de lo que en su momento Méxicoleaks habría podido causar. No olvidemos que Carmen Aristegui, como tal, es una marca muy poderosa en nuestro país, ya que la comunicadora se ha posicionado con un alto nivel de credibilidad en los últimos años, además de ser considerada en el ranking de Forbes como una de las mujeres más poderosas de México. Por otro lado es difícil imaginar que una plataforma independiente de denuncia ciudadana anónima vaya en contra de los principios o dañe la imagen que MVS desea transmitir a su público objetivo.

PUBLICIDAD

En la misma página de MVS Radio aparece como misión: “Ser el medio de comunicación que informa y entretiene con altos estándares de calidad, innovación y compromiso social…” ¿Inconsistente con Méxicoleaks? Me parece que no.

Ante toda esta situación, lo que menos importa es la realidad, y me atrevo a decirlo porque la percepción de la sociedad mexicana lleva las cosas mucho más allá. Ante la reciente investigación de la Casa Blanca, el gobierno federal resulta el principal sospechoso, y esto se enfatiza cuando ellos mismos declaran que es “un pleito entre particulares”. Eso no es todo. Las cosas resultan más y más confusas, ya que MVS no sólo está perdiendo a uno de sus principales “caballitos de batalla” de la estación, sino todo el posicionamiento de una empresa y una familia que, por tradición, ha estado a favor de la libertad de expresión durante muchísimos años. Pareciera una pésima decisión comercial, ya que de golpe han perdido a los clientes actuales del programa; esto, a reserva de que su enfoque haya cambiado y se hayan decidido por atender a un nicho mucho más reducido del mercado, posiblemente alguno que rechace categóricamente este tipo de periodismo y que, para colmo de males, no le guste que la empresa tenga una alianza con Méxicoleaks.

Justo el periodista Enrique Acevedo pondría esta idea a discusión desde su cuenta de Twitter hace unos días: “Despedir a #CarmenAristegui para proteger la marca es no entender al cliente. A menos de que el cliente viva en Los Pinos.”

Insisto, la realidad es lo de menos. Como diría Rob McBride, “lo que parece no siempre es y lo que es no siempre es lo que parece; la percepción crea nuestra propia realidad” o, en su defecto, como lo resumiera hace unos días Brozo, el payaso tenebroso: “El que perdió ganó y el que ganó perdió.” Y desde el punto de vista mercadológico es una apreciación correcta, ya que el gobierno federal es el gran perdedor ante toda esta situación, pues ahora es tachado, por muchos, de autoritario, seguido de MVS por corrupta, y en tercer sitio tenemos a Carmen Aristegui, quien tan sólo perdió su trabajo pero cuya imagen permanece con un alto nivel de credibilidad. Al final del día, en temas de comunicación, la reputación es lo más importante.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @FerCoronadoCT

Facebook: Innovative Marketing & Consultants

Página web: Innovative Marketing & Consultants

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Home Depot anuncia su servicio de venta en línea
Por

El servicio de venta en línea opera las 24 horas del día, los 365 días del año a través del sitio www.homedepot.com.mx y...