En los últimos cuatro años, el porcentaje de matrimonios ha bajado 19.3%. Sin embargo, eso no ha matado la creatividad y el amor de muchas parejas que desean contraer nupcias. ¿Quieres que tu boda sea diferente? Aquí te damos cinco tips.

Por Ricardo Pineda

Pese a que a partir de 2009, en México comenzó a registrarse un número mayor de matrimonios, debido en buena medida a la aprobación legal de éstos entre personas del mismo sexo, lo cierto es que la tendencia mundial es clara: la gente ya no se casa tanto como antes y se divorcia más que en el pasado.

En 1993, por cada 100 enlaces, se dieron cinco divorcios; en 2012, esa cantidad aumentó a 16. De 2000 a 2012, el porcentaje de matrimonios bajó 19.3% y el de los divorcios se elevó 74.3%, de acuerdo con cifras del Inegi.

PUBLICIDAD

Ya sea por cuestiones de modernización (las nuevas parejas “se juntan, no se casan”), por factores económicos, ideológicos o sencillamente por considerarlo “innecesario”, la gente prefiere no gastar su tiempo y dinero en un salón, un juez o sacerdote, confección de invitaciones y todos esos largos y engorrosos (para muchos) procedimientos que conlleva casarse.

Sin embargo, aún existen parejas que tienen esa ilusión, y quieren hacer aún más especial lo que simbólicamente ya lo es, o sencillamente hacerlo porque se desea pasar un momento especial, cargado de simbolismo. Si tú eres de esos amantes a la antigua, aquí te damos cinco tips especiales.

1. Imprime tu sello. Hay novias y novios que quieren pasar por todo el ritual milenario, pero los trajes, el vestido blanco y el conjunto musical les estorban un poco. ¿Qué tal una pequeña reunión en el jardín todos vestidos de blanco o de disfraces? Quizás el cliché impere a final de cuentas, pero el punto es que te sientas que es tú boda y tú eres quien la hace irrepetible.

De acuerdo con La Planner, especialistas en la planificación y operación de bodas, una boda para aproximadamente 50 personas, los más cercanos a la pareja, puede salirte abajo de los 100,000 pesos, siempre y cuando seas muy acucioso con las opciones que te brindarán los servicios de espacio, música, comida, meseros y renta de equipo.

Pon tu sello en la música: no dejes que pongan “La Macarena” que tanto odian tú y tus cuates. La personalización de tu boda transmitirá mejor a tus invitados que es un momento realmente especial. Las posibilidades son infinitas y se pueden adecuar a cualquier presupuesto. La Planner recomienda coordinarse muy bien con todas las partes, desde el cocinero hasta el DJ, ya que una boda implica un trabajo mayor de planeación que de ejecución.

2. El viaje-boda. ¿Y si se ahorran la ceremonia y se van de viaje? Como apunta La Planner, una boda modesta para 50 invitados puede costarte cerca de 70,000 pesos como mínimo, hasta la cantidad que tú quieras, dependiendo los detalles y la calidad de los elementos que quieras incorporar a la ecuación. ¿Qué tal si en vez de eso, le regalas el anillo de compromiso arriba de una Góndola o cuando salten ambos del paracaídas? Irse a conocer el mundo en vez de la boda es una opción que puede ser más seductora y que, si te sabes administrar, seguro te resultará más económica. Para darte una idea de cuántos días podrías pasar con qué presupuesto, quizás la guía Forbes para disfrutar al máximo tu primer viaje te puede ayudar para darte una idea de cuántos días pasar en determinado país. ¿Qué tal ocho días en Londres o 15 días en Nueva York? Tú decides.

La Planner recomienda que si tu destino será la playa, lo más propicio será optar por los meses entre octubre y abril, así como tomar en cuenta elementos como el tipo de cambio, el clima y temporadas vacacionales.

3. Todo nuestro el fin. En muchas culturas, el ritual lo indica: las bodas deben durar tres días. Hoy en día, la boda al estilo gitano o las llamadas bodas progresivas han mutado a sólo un pretexto para festejar en compañía de nuestros seres más queridos, hacer actividades en conjunto y hacer de un fin de semana familiar algo verdaderamente especial. Este tipo de bodas suele tener un número bajo de invitados, ya que no a todos les agrada la idea de invertir tres días de su tiempo y dinero por una boda, salvo (¡ojo!) que sea alguien muy especial.

Dependiendo del lugar al que vayan, las actividades que realicen o el lugar en donde se hospeden, el presupuesto puede oscilar también. El secreto aquí está en la planeación, hay que tener aliados y cada uno debe tener un área de responsabilidad: los vuelos, los horarios, los itinerarios, eventualidades. Es tal cual una excursión (del amor) que puedes llevar a cabo con un presupuesto desde los 70,000 pesos o menos, si te sabes administrar y logras convencer a tu familia y amigos que hacerlos parte de tu boda será especial y divertido.

El consejo de La Planner al respecto es hacerlo fuera de la ciudad, no sólo por hacer de ese día algo diferente y especial, sino porque el DF es la ciudad más cara para casarse en el país. Nos recomiendan en especial la Riviera Maya, Los Cabos y San Miguel de Allende.

4. La sorpresa de la boda. Hagamos una fiesta sorpresa al revés: en lugar de que los familiares y amigos hagan una fiesta sorpresa para los novios, los novios prepararán una mega sorpresa para todos. ¿Cómo? Sencillo y complicado a la vez: los novios rentan un lugar, de preferencia un lugar con diferentes áreas (fumar, platicar sin tener que alzar la voz, barra, pista de baile, etc.), que no necesariamente sea un salón. Aquí lo difícil no es tanto la parte operativa, sino que tendrán que hacer un esfuerzo enorme porque la sorpresa funcione: convencerlos de ir a un lugar casual, y que conforme vayan llegando, la gente se dé cuenta que no es una cena casual, sino una boda sorpresa.

De acuerdo con La Planner, este esquema de boda puede salirte de maravilla con un presupuesto similar al de una boda convencional y suele ser un poco más práctico, salvo por el detalle de no revelar “el secreto”, lo cual es en ocasiones lo más costoso, ya que se corre el riesgo de que no vaya alguien importante a la boda. Dependiendo del lugar, esquema de consumo (barra libre, cantidad de tragos o servicio adicional), este tipo de celebración te puede salir entre 100,000 y 300,000 pesos para una noche de entre 70 y 100 invitados.

5. “Love me Tender”: Lo que sucede en Las Vegas… Lo sabemos: para combatir un lugar común, hay que hacerlo con otro igual. El famoso cliché de “casarse en Las Vegas”, con unos cuantos dólares, testigos ocasionales y extraños, en donde la capilla de casino sea atendida por un sacerdote disfrazado de Elvis Presley tiene su encanto, sencillamente porque la tradición de hacerlo tiene un poco que ver con quitarle lo solemne al contrato social de las bodas. Sin embargo, que sea tan abrupto y divertido, lo convierte también en algo especial para ambos.

Si bien la idea de casarse en Las Vegas tiene más chiste haciéndolo de forma espontánea, también existen paquetes que contemplan esta modalidad y que pueden llegar hasta los 20,000 pesos por pareja, tomando en cuenta viaje, hospedaje y ceremonia, aunque la boda por sí misma sólo cuesta 400 dólares como máximo.

¿Qué otras maneras se les ocurren o han empleado?

 

Siguientes artículos

Nos estamos enfermando, ¿por estrés?
Por

¿Qué es el estrés? ¿Realmente provoca que te enfermes? ¿Cuántas enfermedades y cuáles pueden ser provocadas por el estré...