La generación Z es la que en un futuro será la encargada del progreso de las sociedades en el mundo y, para ello, cuentan con una arma muy importante: la tecnología. Sin embargo, si su uso no es el correcto puede haber problemas pues los miembros de este grupo sólo “pelan” sus dispositivos inteligentes.

Ante ello, hay empresas o proyectos que confían en que con un papel y una pluma pueden crear líderes.

Uno de ellos es Yancui, un programa enfocado en aprovechar una falta de plataformas para mapear el tipo de liderazgo que tienen los niños, el cual es moldeable, y las areas de oportunidad que se presentan, dijo a Forbes México José  Carlos Martínez, creador de este concepto y socio líder del Programa Yancui.

Mediante este programa se pueden detectar las habilidades de liderazgo de cada niño y, con ayuda de su colegio y sus papás, poder desarrollarlo y acortar la curva de aprendizaje.

PUBLICIDAD

La intención es que los niños, a través de la creación de una empresa, muestren sus personalidades para poder armar el organigrama de su empresa y, de paso, fomentar una cultura de la legalidad. La idea es que desde su infancia decanten su comportamiento hacia lo legal y hacerles ver las consecuencias de hacer algo ilegal.

Lee también: Facebook quiere que los niños se comuniquen de forma más segura

Este modelo de momento se está impartiendo en escuelas primarias de algunas ciudades del país y cuenta con la ayuda de socios estratégicos que ayudan a los niños a ir conociendo el ecosistema empresarial y aprender de ellos.

Mini ejecutivos sin corbata, ejemplo del éxito de este programa

El primer caso de éxito de este programa es el de Ejecutivitos sin Corbata, un grupo integrado por ocho niñas y un niño de entre 8 y 13 años en la Ciudad de México. Su empresa está conformada por Andrés, Ariadna, Grace, Gabriela, Ana Fernanda, Patricia, Alexa, Irena, Daphne y Regina quienes forman parte del CEL Lomas Verdes.

Andrés, director general de esta empresa, declaró a Forbes México, “creamos la empresa para fomentar la adopción e inhibir el mercado negro de perritos y que no los maltraten”.

El logo de esta compañía está formada por una corbata azul y rosa, representando los dos sexos, además de contar con un corazón indicando la forma en que hacen su labor.

Como toda la empresa, su comienzo no fue fácil, ya que a quien ellos habían elegido como beneficiario de su proyecto no cumplió sus expectativas, teniendo que buscar otra empresa.

En ese momento apareció la empresa mexicana +Kota. Los propios niños reconocieron que en un principio les dio cierto temor aliarse con esta compañía debido a los escándalos de maltrato animal en que se le involucró.

Pero tras una platica con la gente de +Kota y, conociendo sus políticas de adopción, cambiaron de opinión considerando la mejor opción para su proyecto.

Estafanía Saracho , gerente de marketing de +Kota, dijo que no le sorprendió la propuesta de alianza que estos jóvenes llevaron a la empresa, y reconoció que las ideas de campañas, pósters y propuesta eran mejores los de que empresas de publicidad con cierto prestigio.

Uno de los logros de los ejecutivitos y la empresa fue la creación de un contrato que se obliga a los niños que acuden a cualquier tienda a adoptar una mascota, en el cual los obligan a hacerse responsables.

El trabajo fue mutuo y se culminó con una primera adopción que los propios niños entregaron en un centro comercial, ambas partes reconocen que fue un trabajo emocionante.

Dentro de ejecutivitos hay desde una planner, un equipo de marketing y un equipo creativo que todos trabajan para buscar un futuro mejor a los perros. Afirman que al igual que Andrés es director general, el cargo es simbólico, por que ahí todos mandan y trabajan por igual.

Otro de los socios que entró a este proyecto fue la consultora, EY, que a través de Juan Carlos, le mostró a los niños la importancia de la protección de los datos e inculcarles una cultura de responsabilidad ante la tecnología.

Afirman que el proceso que ha seguido la empresa creada por estos niños en la Ciudad de México ha sido increíble ya que los niños han asimilado los conceptos, demostrando que son líderes en su apartado.

El tercer socio comercial es Ideeo, una empresa la cual buscan proyectos para desarrollar la responsabilidad social a través de la tecnología. Les pareció atractiva la idea de un proyecto donde la tecnología de manera controlada juega un papel importante.

Juan Estrada, CEO de Grupo Ideeo, afirmó que suelen llevarse por las personas a la hora de elegir los proyectos que apoyar a través de su empresa y el poder ayudarles a los niños a tener una curva de aprendizaje menor en cuanto a lo de ser empresarios, algo que les conquistó.

Afirma que ellos creen en el capitalismo social, aquel que se base en buscar el bienestar social pero que retribuya económicamente de alguna forma.

Los niños dicen sentirse contentos en este programa de liderazgo ya que les permite expresarse como son sin miedo a las consecuencias, es decir aprenden jugando y convierten sus ideas en algo real.

Lee también: Samsung construye aula comunitaria en Xochimilco

 

Siguientes artículos

Bubble Waffle Co., una franquicia con olor a ventas millonarias
Por

Con más de 80 sucursales otorgadas, y abriendo una nueva prácticamente cada semana, Bubble Waffle Co.® es una de las fra...