“No me coludí, ni supe de alguien en la campaña que se coludiera con ningún gobierno extranjero”, es la premisa de la declaración escrita de Jared Kushner, yerno y asesor especial del presidente estadounidense Donald Trump, presentada con anticipación de cara a una de las dos reuniones privadas que sostendrá esta semana con legisladores que investigan sus reuniones con funcionarios rusos en la presunta injerencia de Moscú en la elección presidencial.

En el documento, Kushner asegura que no tuvo contactos inapropiados con funcionarios de ese país ni depende de fondos rusos para financiar sus actividades empresariales en el sector privado.

Asimismo, ante los señalamientos de que sostuvo cuatro reuniones con funcionarios rusos durante la campaña electoral de Trump en 2016 y la posterior transición al poder, dijo que su solicitud preliminar de revisión para los servicios de seguridad había sido presentada prematuramente por error, y había omitido todos los contactos extranjeros.

“He tratado de ser totalmente transparente con respecto a la presentación de mi formulario SF-86, por encima y más allá de lo que se requiere. Con suerte, esto dejará en claro estos asuntos”, indicó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: Así de grande es la fortuna del clan de Jared Kushner, el yerno de Trump

Este lunes, el esposo de Ivanka Trump enfrentará se reúne a puertas cerradas con ante la Comisión de Inteligencia del Senado, y 24 horas después ante la misma comisión pero de la Cámara de Representantes. Ambas tratan de determinar si la campaña del republicano consiguió ayuda de Rusia para llegar a la Casa Blanca en las elecciones del año pasado.

Sobre el encuentro entre Donald Trump Jr. y la abogada Natalia Veselnitskaya, ocurrido en la Torre Trump de Nueva York en junio del 2016, Kushner dijo que la discusión fue de poco valor para la campaña y por tanto la abandonó.

Además de Kushner, también se ha solicitado la comparecencia del hijo de Trump y Paul Manafort, quien era entonces el gerente de la campaña presidencial del republicano, y hasta el momento ambos no han indicado si se presentarán de manera voluntaria.

Desde que asumió el cargo en enero pasado y durante los seis meses siguientes, la administración de Trump se ha visto envuelta en las acusaciones sobre la injerencia rusa en la elección a través de gente de su círculo cercano.

El magnate republicano ha negado que su equipo de campaña se coludiera con Rusia, mientras que Moscú ha negado cualquier interferencia en los comicios presidenciales.

Asimismo, hace unos días Trump Jr. publicó correos electrónicos que parecían aprobar la posibilidad de obtener información del gobierno ruso, la cual perjudicaría a la candidata rival demócrata, Hillary Clinton.

Lee también: Trump busca desprestigiar a investigadores del Rusiagate

 

Moscú saca de EU a embajador clave  en el Rusiagate

Sergei Kislyak, una de las figuras más destacadas en la crisis conocida como Rusiagate, fue destituido el fin de semana como embajador ruso en Estados Unidos, cargo que había desempeñado por más de 10 años, y en medio de las investigaciones por la posible intrusión del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

La embajada rusa en Washington anunció en Twitter que el mandato de Kislyak terminó el sábado, y hasta el momento se deconoce quién será su sustituto, pero se prevé que Anatoly Antonov, un viceministro de Relaciones Exteriores y ex viceministro de Defensa, visto como un candidato de línea dura respecto a Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

Esta cervecera quiere ser la ‘Reina’ de México
Por

Esta empresa cervecera ve la oportunidad de vender en otros países en 2017 y aumentar su presencia dentro del mercado na...