El sistema monetario actual será repudiado

Dólares (Foto: Reuters)

En el sistema monetario actual, combatir la desaceleración económica encareciendo los bonos equivale a querer apagar un incendio con gasolina. Los inversores no saldrán a invertirlo de forma productiva, sino a especular en el mercado de bonos, comprando barato y vendiéndolos caros a la Fed.

 

 

Hace unos días entrevisté al economista y financiero británico Sandeep Jaitly, quien es uno de los más destacados economistas de la Nueva Escuela Austríaca de Economía (NASOE por sus siglas en inglés), fundada por el Prof. Antal Fekete. Le pregunté cómo es que habíamos llegado a este punto de debilidad económica en todo el mundo, y me contestó que el problema comenzó cuando la Reserva Federal, banco central de Estados Unidos, manipuló a la baja las tasas de interés.

Consideró que la crisis no ha terminado desde 2008. Le cuestioné si, como muchos creían, la raíz del problema se encontraba en aquel 15 de agosto de 1971, cuando la Reserva Federal (Fed) cerró la ventanilla de cambio de dólares por oro a una tasa fija. Me dijo que no, que en realidad ese solo fue “el último clavo del ataúd”, pero que en realidad dicha raíz se encontraba en la década de los 20 del siglo pasado, cuando la Fed comenzó a realizar operaciones de mercado abierto con bonos del gobierno estadounidense.

Luego de 1971, inició un mercado alcista en el precio de las materas primas que concluyó hasta que la Fed disparó sus tasas de interés a principios de los años 80. Por ello le pregunté a Jaitly si entonces ese movimiento había sido el correcto, pero dijo que lo cierto es que no tenían opción. Lo que hicieron fue “tratar de sobornar” a la gente para que permaneciera en el sistema, ofreciéndole altos rendimientos en dólares por los papeles de deuda del gobierno estadounidense.

Todas estas intervenciones de la Fed provocan “distorsiones”, asegura, cuya consecuencia más grave es que las tasas de interés no dejen de caer.

Destacó que la Fed aún tiene que comprar 200 mil millones de dólares en bonos estadounidenses tan solo este año debido a los vencimientos de aquellos que ya forman parte de su hoja de balance. “Es básicamente la mayor parte de la emisión (de deuda)”, señaló.

La peor parte de esto es que la estructura descendente de la tasa de interés significa que la gente prefiere “invertir” en bonos –pues la caída de sus rendimientos significa que sus precios siguen subiendo- “en vez de instalar una fábrica”, algo que implica un riesgo mayor. Se especula por mayores ganancias de capital en el mercado de bonos en perjuicio de la inversión productiva. De manera que combatir la desaceleración económica encareciendo los bonos equivale a querer apagar un incendio con gasolina. Los inversores no saldrán a invertirlo de forma productiva, sino a especular en el mercado de bonos, comprando barato y vendiéndolos caros a la Fed.

A la pregunta de si este embrollo tiene solución, Jaitly consideró que es el mercado el que la va a forzar con “una especie de retorno a una moneda sana, y eso significa que la moneda de oro y la de plata, circulen libremente”. Está convencido de que el actual sistema monetario será “repudiado”, y que habrá una vuelta a algún tipo de patrón oro.

Le consulté si creía que los chinos se estaban preparando para ese colapso del sistema basado en el dólar acumulando enormes cantidades de oro. No obstante, Jaitly estima que en realidad los chinos sólo están haciendo lo que han hecho por milenios, pues esa antigua cultura “sabe que el oro y la plata son dinero”, y en ello invierten sus ahorros y superávits.

Recomienda que todo mundo acumule esos metales preciosos en forma de monedas pequeñas, no barras o lingotes porque no es tan fácil comprobar su pureza ni revenderlos.

En fin, para estos y otros temas muy interesantes y consejos financieros dados por este agudo especialista de la NASOE, le invito a leer la entrevista completa en mi portal GuillermoBarba.com.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: GuillermoBarba.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.