Inmigrantes, contribuyentes netos de Medicare en EU

Foto: Reuters

Un estudio de Harvard rechaza que la población migrante sea un peso para los programas de salud estadounidenses.

 

Reuters

WASHINGTON (Reuters) – Los inmigrantes durante años han pagado mucho más al programa Medicare que los beneficios que han utilizado, lo que equivale efectivamente a subsidiar los crecientes pagos del sistema de salud de la población de Estados Unidos, mostró un estudio divulgado el miércoles.

El análisis de la Harvard Medical School mostró que los inmigrantes generaron un superávit de 13,800 millones de dólares para el programa de salud del Gobierno de Estados Unidos para los ancianos en 2009, las cifras disponibles más recientes.

Entre 2002 y 2009, los inmigrantes sumaron un superávit de 115,000 millones de dólares en el programa Medicare, mientras que la población nacida en Estados Unidos acumuló un déficit de 28,000 millones en el mismo periodo.

El estudio de Harvard fue publicado en la edición de junio de la revista médica “Health Affairs”. Refuta la idea de que los inmigrantes tensan los recursos de los programas de salud.

Un sondeo Reuters/Ipsos en febrero mostró que más de la mitad de los ciudadanos de Estados unidos cree que la mayoría de los inmigrantes ilegales deberían ser deportados. Quienes se oponen a la presencia de indocumentados dicen que ellos ocupan empleos de estadounidenses, hacen bajar los sueldos y son un gasto adicional en beneficios.

Los investigadores no detallaron las contribuciones al Medicare ni el uso que hacen los inmigrantes legales e ilegales, y destacaron que el estudio podría subestimar las contribuciones de los llamados trabajadores indocumentados.

Los investigadores de Harvard dijeron que su análisis ofrece la primera mirada a las contribuciones de los inmigrantes a Medicare y, por lo tanto, del posible impacto que cualquier cambio a las políticas de inmigración de Estados Unidos podría tener en el financiamiento del sistema de salud del país.

“Las políticas que reducen la inmigración casi seguramente debilitarán la salud financiera de Medicare, mientras que un creciente flujo de inmigrantes podría fortalecer su sustentabilidad”, escribieron.

Funcionarios estadounidenses estiman que los fondos del programa de seguro médico se agotarán en el 2024, debido a que el costo de salud de los estadounidenses ancianos superará a los ingresos de Medicare. Los inmigrantes, por el momento, están pagando mucho en un sistema que aún no están usando, dijo el análisis.

Es posible que los inmigrantes sean más jóvenes que los estadounidenses nacidos en el país. Estos últimos componen la mayor parte de los mayores de 65 años, quienes pueden optar a los beneficios del programa Medicare, financiado a través del cobro de un impuesto en las nóminas de pago de los trabajadores.

Algunos inmigrantes podrían regresar a sus países al momento de su jubilación, o simplemente tener un menor acceso a los beneficios de salud, dijeron los investigadores.