Los 6 debutantes mexicanos de la lista de Forbes

Foto: Julio César Hernández

Sus fortunas suman 19,000 mdd. Son los mexicanos recién llegados al club de los más acaudalados del mundo y deben su ingreso a la lista de millonarios al buen desempeño de sus negocios tras la crisis.

 

Eva Gonda, Rufino Vigil, Max Michel Suberville, Juan Gallardo Thrulow, José y Francisco José Calderón Rojas,  tienen una cosa en común: sus negocios tuvieron un desempeño sobresaliente tras la crisis financiera internacional y ahora los seis ingresaron a la lista de millonarios de Forbes.

En conjunto, su riqueza patrimonial es casi equiparable al monto que se requirió para la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México. El desempeño de los corporativos en los que tienen participación (Femsa, Industrias CH y Cultiba) los han posicionado entre los más poderosos del mundo.

En total, la fortuna de los 15 mexicanos más ricos suma 148,500 millones de dólares (mdd). Los grandes ganadores fueron Carlos Slim, que además de ocupar el primer lugar en la lista mundial, añadió 4,000 mdd a su fortuna en un año; Germán Larrea, con un aumento de 2,500 mdd, y Alberto Baillères, con 1,700 mdd más en su riqueza.

En el peldaño inferior del podio figuran Emilio Azcárraga, Carlos Hank Rhon, Roberto Hernández y  Alfredo Harp Helú, con un aumento de 500 mdd cada uno. Mientras que Jerónimo Arango, uno de los fundadores de las tiendas Aurrerá, se mantuvo en los mismos 4,000 mdd que reportaba en marzo de 2012.

Los 15 millonarios mexicanos más adinerados añadieron en conjunto 10,200 millones de dólares a su riqueza, un monto considerable, pero inferior al avance de 19,500 millones que logró por si solo el español Amancio Ortega en 2013.

Una de las grandes sorpresas en el ranking nacional fue la aparición de Eva Gonda, quien reemplazó a María Asunción Aramburuzabala como la mujer más rica del país.

La viuda de Eugenio Garza y su familia detentan el 50% de Femsa, la empresa de bebidas más importante de América Latina, cuyas acciones reportaron un rendimiento de 228% en los últimos seis años, colocándose como la séptima emisora con mejor comportamiento en el último sexenio en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Para María Asunción Aramburuzabala, 2013 implicó su regreso al ranking de millonarios. La última aparición de la heredera de las marcas Corona y Negra Modelo  fue en 2007, cuando Forbes le asignó la posición 488 a nivel mundial, con una fortuna calculada en 2,000 mdd. Hoy, la venta de Grupo Modelo a Anheuser-Busch InBev, por 20,100 mdd le permitió regresar al listado en la posición 248, con una fortuna calculada en 5,000 mdd.

 

Si Slim repartiera su fortuna…

Que Carlos Slim sea el hombre más rico del mundo genera  controversia cuando se planea que vive en un país con más de 50 millones de personas en pobreza multidimensional, según números del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Incluso existe una hipótesis que ha sido protagonista de muchas charlas de café: Si Slim repartiera su fortuna entre los poco más de 112 millones de mexicanos, a cada quién le tocarían fácilmente 8,000 pesos.

No es una suma que le caiga mal a ningún bolsillo, pero repartir los millones del rey de las telecomunicaciones implicaría destruir los más de 217,000 empleos directos que genera su conglomerado industrial Grupo Carso.

En total, las empresas de Carlos Slim generan también más de 500,000 empleos indirectos, una cifra que no es nada despreciable para una economía en la que más de seis millones de personas carecen de una fuente formal de ingresos, según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

“Hay que diferenciar dos escenarios: en el primero, un empresario aprovecha oportunidades, hace adquisiciones acertadas y pone en marcha una buena estrategia de negocios. El segundo, es un país en el que la distribución de la riqueza no es adecuada, eso no es producto del éxito de un hombre, está relacionado con la ausencia de políticas públicas que generen las mismas oportunidades para todos”, explica Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

En opinión de la analista, la desigualdad económica sólo puede disminuir con esquemas fiscales adecuados y un sistema de gobierno que genere oportunidades para todos.

“Una persona puede avanzar en el mundo de los negocios dependiendo del entorno. Socialmente parece una contradicción, pero la realidad social y el panorama personal de un empresario son dos situaciones económicas que no son excluyentes una de la otra.”

 

Los grandes ausentes

Entre 2008 y 2011, las dudas sobre el destino de los países con problemas fiscales y los efectos de la crisis financiera impactaron a las grandes empresas y realizaron cambios en  la lista a nivel global. Fue así como ese periodo desaparecieron de la lista nombres como el de Lorenzo Zambrano, principal accionista de Cemex  y la familia Saba, que en la lista de 2008 aparecían en el lugar 785, con 1,500 mdd, y en el puesto 573, con 2,100 millones, respectivamente.

“Existen empresas como Mexicana, Vitro y la propia Comercial Mexicana que la han pasado muy mal tras la crisis, eso no indica que sus propietarios sean malos empresarios, implica que cada jugador en el terreno de negocios utilizó una estrategia distinta ante el estrés”, comenta Armenta.

Joaquín Guzmán Loera, conocido como el Chapo Guzmán, también desapareció de la lista luego de ser incluido por primera vez en 2009, con una fortuna valuada en 1,000 mdd.

Este año, la edición estadounidense de Forbes explicó que aunque, al parecer, el capo del narcotráfico sigue vivo y escondido en algún lugar de México, su paradero es desconocido, además de que no existe una contabilidad pública que corrobore el monto de sus posesiones.

“La revista se ha distinguido por enlistar a los hombres y mujeres más influyentes con relación a su riqueza, que está registrada en cuentas públicas. Un personaje cuyas posesiones se obtuvieron de manera ilegal no puede compararse con un empresario, no hay información para contabilizar su fortuna ni hay manera de destacar la forma en la que logró expandir su negocio”, opina Leticia Armenta.