México expresa molestia a EU por medidas en reforma migratoria

Foto: Reuters.

La enmienda, que podría aprobarse a fines de esta semana, también pide terminar la construcción de un muro que comenzó a construirse en Tijuana, para que alcance los 1,120 kilómetros.

 

 

Reuters

 

El Gobierno mexicano se mostró el martes contrariado por medidas de Estados Unidos para reforzar la seguridad fronteriza, incluidas en una largamente esperada reforma migratoria aprobada por el Senado, y que consideran concluir una extensa barda limítrofe que controle la inmigración ilegal.

El Senado estadounidense aprobó el lunes un proyecto que otorgaría estatus legal a millones de extranjeros indocumentados pero que implica fortalecer la seguridad froneriza con 20,000 agentes en los próximos diez años y la compra de equipos de alta tecnología para ayudar a detener los cruces ilegales en la frontera con México.

La enmienda, que podría aprobarse a fines de esta semana, también pide terminar la construcción de un muro que comenzó a construirse en Tijuana, ciudad fronteriza con California, para que alcance los 1,120 kilómetros.

“Nuestro país ha hecho saber al Gobierno de Estados Unidos que medidas que puedan afectar los vínculos entre las comunidades se alejan de los principios de responsabilidad compartida y buena vecindad que ambas naciones hemos decidido impulsar”, dijo el canciller mexicano, José Antonio Meade, en un mensaje a medios de comunicación.

“Estamos convencidos de que las bardas no unen, las bardas no son la solución al fenómeno migratorio y no son congruentes con una frontera moderna y segura, no contribuyen al desarrollo de una región competitiva que ambos países logramos impulsar”, agregó Meade.

El proyecto migratorio es respaldado por el presidente Barack Obama, quien visitó México a inicios de mayo anticipando que la reforma no iba a ser lo que él ambicionaba. Ambos países comparten una frontera de 3,200 kilómetros.

En Estados Unidos viven cerca de 11 millones de mexicanos indocumentados que se beneficiarían con la reforma.

A lo largo del año, decenas de miles de mexicanos y centroamericanos tratan de entrar ilegalmente a ese país huyendo la pobreza y el desempleo.