Título universitario, ¿requisito indispensable para triunfar?

Educación (Foto: Reuters)
Educación (Foto: Reuters)

cintillo22 de nuestras 30 Promesas de Negocios Forbes tienen un título universitario, pero… ¿realmente ayuda acreditar un grado de estudios cuando tu meta es ser emprendedor?

 

Por Ruth Mata 

 

Hace poco, Guillermo Lagos, director de Emprendimiento e Innovación del EGADE Business School, asistió a un evento donde participó un importante empresario de Singapur. Él comentó que entre darle dinero a su hijo para estudiar un MBA o dárselo para abrir una empresa, prefería dárselo para abrir la empresa. El empresario le preguntó a Lagos: “¿No estás de acuerdo?” A lo que él respondió: “Evidentemente no. Me da mucha tristeza que usted, siendo un hombre ícono para mucha gente, pregone esas cosas porque no está usted valorando lo que la formación académica hace en la vida de las personas.”

Pero ¿qué hace la educación en la vida de las personas? Guillermo explica que la formación superior es capaz de transformar la vida, desarrolla la capacidad de razonar, de tomar los problemas, fragmentarlos y encontrar soluciones.

En el año 2014, el Banco Mundial publicó el estudio El Emprendimiento en América Latina, en donde explica que las empresas de los países con ingresos altos tienen un porcentaje mayor de trabajadores con estudios universitarios y tienen una probabilidad más alta de ser multinacionales que las empresas de Latinoamérica y El Caribe.

Esta brecha, en gran parte se explica por la formación y las habilidades de los gerentes y emprendedores de la región. Aunque también factores externos a las empresas, como el entorno comercial y otras características de los países contribuyen a explicar el déficit de la región en innovación de procesos.

Para Guillermo, a mayor nivel de estudios existe mayor probabilidad de éxito en el emprendimiento. Sin embargo, explica, esto no quiere decir que no existan empresarios o emprendedores que con bajos niveles educativos hayan podido ser exitosos, pero no es el común.

“Yo diría que cuando estás emprendiendo tienes dos momentos: cuando buscas descifrar el modelo de negocio sobre lo que vas a emprender, donde eres una organización volátil, con mucha incertidumbre… después viene la fase de la ejecución del modelo de negocio que has diseñado, y en ese momento te transformas en una empresa y tienes que ejecutar las tareas de empresa como cualquier otra, tendrás empleados; y muchas veces el equipo que empezó la empresa no será el adecuado para que siga el modelo de negocio… y estas capacidades de ejecución ciertamente van a venir con una carrera profesional, o con una maestría o con un MBA”, dice.

Para Fernando Valenzuela, presidente para Latinoamérica de Cengage Learning, la preparación universitaria tiene diferentes grados de impacto dependiendo de lo que se estudie y de con quién se estudie: “Siempre considero que un emprendedor que tiene mayor preparación tiene más herramientas que únicamente el espíritu emprendedor que lo distinga”.

El tiempo ha hecho lo suyo y estudiar y emprender no es lo mismo hace cinco o diez años que hoy. Las universidades, opina Valenzuela, mientras más se tarden en transformarse para satisfacer las necesidades que demanda el entorno, menos impactantes e interesantes serán para los jóvenes.

“Yo creo que presenciamos el inicio de una etapa en la que no sólo se transforma el emprendimiento, sino que también se transforma la educación y el mundo profesional en general,  y la falta de coordinación de esas transformaciones se traduce en que lo que se enseña en una universidad no es relevante para el trabajo”, dice.

Él considera que la educación en general ha sido concebida bajo un esquema obsoleto, en donde los alumnos ingresan a la institución para conseguir un título o buscando el resultado de un examen y en donde los profesores buscan cumplir con un currículum. “No es importante al final el diploma, es importante la ruta y las experiencias de aprender”, dice Valenzuela.

 

¿Cómo tendría que ser hoy la universidad?

Estas instituciones requieren generar competencias transversales, es decir, cambiar su visión de “saber” por “saber hacer”, en donde el conocimiento generado se aplique a proyectos y genere discusiones. La transformación de los esquemas educativos, opina Fernando, necesita profesores que no sean los dueños de los contenidos, sino que hagan las veces de un curador, alguien que sea capaz de crear una experiencia, de diseñarla para que los estudiantes exploten ese conocimiento.

En el caso de los emprendedores del siglo XXI, explica, tienen una gran diferencia con respecto a las generaciones anteriores de emprendedores; su principal motivo para emprender no es financiero, y hoy la tendencia es que la gente emprenda porque siente que tiene una misión. Ésta puede manifestarse como un impacto social, quizá luchar por determinados valores, reducir la pobreza, etc.

La empresa que encabeza Fernando Valenzuela, Cengage Learning, apoya el movimiento edupreneur. Este consiste en identificar y apoyar a los emprendedores que crean nuevos sistemas de aprendizaje, gente que ha desarrollado nuevas maneras para presentar contenidos o que desarrolló alguna aplicación que facilita aprender. Valenzuela explica que en todo el mundo existen 400 empresas de este tipo y en Latinoamérica 100, de las que 25 están en México.

Obtener un título universitario definitivamente no garantiza el éxito cuando de emprender se trata, como tampoco tener un MBA le garantizará al hijo de aquel empresario en Singapur incrementar su riqueza, pero sí incrementará la probabilidad de hacerlo aún más exitoso. Eso opinaría el 84% de los millonarios que conforman la lista de Forbes, los que sí tienen un título universitario.