Tres tendencias que moverán al sector inmobiliario en 2016

Construcción en la Ciudad de México (Foto: es.wikipedia.org)

A pesar de dificultades como la apreciación del dólar y el clima de inseguridad en el país, el sector inmobiliario salvará este año y seguirá creciendo, gracias a tres factores. Aquí te contamos.

 

La depreciación del peso frente al dólar y el clima de inseguridad en varias regiones del país serán los principales retos que enfrentará el sector inmobiliario en 2016. Sin embargo, los jugadores en el mercado esperan que los crecimientos del sector se mantengan a lo largo de los próximos 12 meses.

“No será uno de los sectores ganadores. Creemos que seguirá con las mismas tasas de crecimiento moderado”, asegura Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero en Banco Base.

Durante 2015, el peso mexicano cerró con una depreciación de 16.68%, con una cotización de 17.21 pesos por dólar, lo cual representó una de sus peores caídas anuales desde 2008, cuando el peso perdió 25.46% por la crisis financiera de Estados Unidos.

“En los últimos meses hemos visto una desaceleración de las oficinas, y yo creo que en parte se debe al tipo de cambio”, dice Pedro Azcué, CEO de la firma de bienes raíces Jones Lang LaSalle (JLL), quien explica que la mayor parte de los metros cuadrados se ofertan en dólares.

En ese sentido, el tipo de cambio podría ser uno de los factores que el mercado inmobiliario más tarde en asimilar durante los próximos meses, ya que la volatilidad cambiaria continuará a lo largo de 2016.

Pero no es la única dificultad que experimenta el mercado. El CEO de JLL observa con preocupación el clima de inseguridad que se vive en algunos estados del país, lo que deriva en dos realidades: “La verdad es que tenemos regiones tipo Guerrero que probablemente estén en la recesión o con no crecimiento, pero también hay áreas que están creciendo mucho más que el promedio nacional.”

Guerrero y Michoacán son ejemplos de regiones afectadas por el clima de inseguridad, las cuales podrían verse afectadas por la postergación de inversiones inmobiliarias.

A pesar de las dificultades en México, el sector inmobiliario nacional podría traer sorpresas positivas este año. “Es un mercado que seguirá evolucionando”, dice Elías Mizrahi, director de Relación con Inversionistas de Fibra Danhos.

Para José Elizalde, director comercial de Coldwell Banker, hay oportunidades que pueden aprovecharse. “Estamos viendo no sólo en el Distrito Federal, sino en todo el país, una inversión importante en el desarrollo de vivienda residencial y de nivel medio-alto… Se está haciendo un círculo virtuoso entre quienes invierten en desarrollar y poner ofertas en el mercado inmobiliario, así como gente que, utilizando las herramientas financieras, está decidiendo invertir en una buena vivienda.”

A continuación te presentamos tres tendencias que moverán al sector inmobiliario durante 2016, de acuerdo con la perspectiva de los jugadores en el mercado.

 

1. Desarrollo automotriz, imán de inversión inmobiliaria

La industria automotriz ha sido una de las más dinámicas en México. La instalación de nuevos complejos automotrices de firmas como Honda, Nissan-Renault, Mazda, BMW, Mercedes-Benz y Audi tiene el potencial de detonar inversiones en el sector inmobiliario.

Los lugares relacionados con la industria automotriz se verán beneficiados por las inversiones inmobiliarias que se realicen, mientras que los espacios relacionados con energía aún no logran atraer inversiones, comenta Pedro Azcué, de JLL.

“El desarrollo del sector va a estar muy en línea con el crecimiento de la economía, entonces seguiremos viendo crecimientos en el piso de ventas y una estabilidad en las ocupaciones”,  explica el analista de Ve por Más.

Nuevo León, Jalisco, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí son otros estados que muestran una dinámica creciente en el desarrollo inmobiliario, agrega Marco Medina.

Asimismo, otros sectores podrían incentivar el crecimiento inmobiliario. Se requieren centros logísticos conforme llegan nuevas empresas e incluso el comercio electrónico también crece con la llegada de Amazon, dice el analista, quien observa espacio para nuevos proyectos en Monterrey y Guadalajara.

“Yo creo que aún hay confianza por parte de los inversionistas en cuanto a nuevas inversiones”, apunta Medina.

 

2. Uso mixto, el desarrollo preferido

La falta de espacios ha traído consigo un avance del desarrollo de proyectos de uso mixto en el sector inmobiliario. Hospitales, centros comerciales, hoteles y oficinas son algunos de los usos que caben en estas construcciones.

El dinamismo que ha tenido la Ciudad de México ha propiciado el desarrollo de los usos mixtos: “Vivimos en una ciudad donde la movilidad es bastante complicada, donde los espacios públicos no son los que quisiéramos tener y nos vemos forzados a permanecer en un área de influencia. Los desarrollos de uso mixto nos brindan esa oportunidad de tener todas las ofertas en un lugar muy conveniente y seguro”, afirma Elías Mizrahi, director de Relación con Inversionistas de Fibra Danhos.

Monterrey, Guadalajara y la capital del país son territorios fértiles para erigir este tipo de proyectos, aunque la zona del Bajío también podría ofrecer oportunidades en el largo plazo.

“Nosotros creemos que, sin duda, la zona metropolitana de la Ciudad de México sigue siendo el mercado inmobiliario más maduro del país y probablemente lo siga siendo por mucho tiempo”, dice el directivo de Fibra Danhos.

 

3. Más Fibra para el mercado

Las Fibras son una tendencia que seguirá impulsando al sector inmobiliario en 2016. “El panorama general para las Fibras se ve bien para el año que entra. Hay muchas oportunidades de crecimiento”, dice el director de Relación con Inversionistas de Fibra Danhos.

El año pasado, Luis Méndez Trillo, presidente de Coldwell Banker Commercial en México, aseguraba que cerca de 10 nuevas Fibras enfocadas a bienes comerciales podrían sumarse a los 11 jugadores que actualmente cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“Hay espacio para que se incorporen hasta una decena de Fibras generales”, dijo Méndez Trillo en la inauguración de sus nuevas oficinas corporativas en el poniente de la Ciudad de México.

“Llegaremos a un punto en que la curva se estabilice”, dice José Elizalde.

Por lo pronto, empresas como Coldwell Banker observan un año prometedor para el desarrollo de las Fibras y de todo el mercado inmobiliario. El 2015 trajo un crecimiento de 100% en venta de franquicias para Coldwell Banker, y cerraron con 69 oficinas, de las cuales 11 son nuevas y para 2016 esperan superar las 80.

“Vemos un 2016 prometedor para la parte residencial y comercial”, explica Elizalde.

En la actualidad existen desarrollos residenciales de tipo medio que presentan un costo por metro cuadrado que se vende a partir de 23,000 a 30,000 pesos con buenos servicios en zonas como Lomas Verdes.

El mercado mundial de capitales inmobiliarios se estima en 245,000 millones de dólares (mdd) anuales, mientras que en México apenas alcanza 5,000 mdd al año. “Somos una parte muy pequeña de las operaciones mundiales por la escasez de terrenos”, dice el CEO de JLL.

Sin embargo, no considera que las Fibras vayan a ser los principales desarrolladores de usos mixtos, ya que aún falta que el mercado de inversionistas sea más maduro en estos instrumentos, pero sí ve como jugadores centrales del negocio a las empresas inmobiliarias.

A pesar de que 2015 no fue el mejor año de las Fibras, las inversiones continuarán este año y el sector inmobiliario quiere poner los cimientos en un crecimiento sostenido hacia 2020.