En el mundo, existen 10.5 millones de niños que ejercen algún trabajo doméstico para terceros, bajo condiciones cercanas a la esclavitud, 6.5 millones son menores de 15 años y el 71% son niñas, de acuerdo con la OIT.

 

El trabajo infantil doméstico afecta a 10.5 millones de niños en el mundo, de los cuales 6.5 millones tienen entre cinco y 15 años y 71% son niñas; son empleados para trabajar en los hogares de terceros, bajo condiciones semejantes a la esclavitud y bajo un entorno de alto riesgo, indicó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su último informe titulado “Erradicar el trabajo infantil en el trabajo doméstico”.

El Día Mundial contra el Trabajo Infantil, se instituyó en 2002 por la OIT, a manera de hacer hincapié en la grave situación a la que se enfrentan millones de niños que son explotados para el trabajo doméstico, realizando tareas como recolectar agua, cuidar de otros niños, ancianos, limpiar, cocinar, planchar o atender la jardinería.

PUBLICIDAD

La OIT estima, que en el mundo existen al menos otros cinco millones de niños que realizan trabajo doméstico remunerado o no remunerado y cuya edad está por encima del límite legal establecido en sus países para trabajar.

El informe de la OIT publicado el día de hoy en el marco de la conmemoración, instó a los gobiernos a implementar herramientas que ayuden a erradicar el trabajo doméstico en niños, además a que implementen el Convenio 138 de la OIT, el cual indica la edad mínima de administración al empleo y el Convenio 182, sobre las peores formas de trabajo infantil.

“Necesitamos un marco jurídico sólido para identificar claramente, prevenir y eliminar el trabajo infantil en el trabajo doméstico, y para ofrecer condiciones de trabajo decente a los adolescentes cuando tienen la edad legal para trabajar”, aseguró Constance Thomas, directora del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT.

Los niños son más vulnerables a sufrir violencia física, sexual y psicológica, por lo tanto, están más expuestos a trabajar bajo condiciones de trabajo riesgosas, ocultos ante la mirada pública y aislados de su familia.

El reporte, indica que el niño que trabaja, no es considerado un trabajador y aunque vive en un ambiente familiar, él o ella no reciben el trato de un miembro de la familia.

La OIT reconoce que con base en el Convenio 189, el trabajo doméstico es una importante fuente de empleo para millones de mujeres, por lo tanto debería ser promovido como a fin de eliminar el trabajo infantil del trabajo doméstico.

“Necesitamos garantizar un nuevo respeto de sus derechos y reforzar sus capacidades y las de las organizaciones que los representan. Un aspecto fundamental de este nuevo enfoque consiste en combatir el trabajo infantil”, finalizó Constance Thomas.

 

Siguientes artículos

Grecia enfrenta nueva crisis tras ‘apagón’ a tv pública
Por

La suspensión de la señal de ERT, se dio a pocas horas del anuncio, el Gobierno aseguró que la medida fue tomada para ev...