La Alianza del Pacífico (AP) representa uno de los acuerdos de integración más ambiciosos en América Latina y el Caribe, es un instrumento que permite el desarrollo de las oportunidades de internacionalización de empresas mexicanas, así como de sus subsidiarias.

 

 

 

La internacionalización de una empresa hace más rentable los productos y servicios que ofrece, al tiempo que fortalece su competitividad, lo que propicia un crecimiento en su cartera de clientes.

La Alianza del Pacífico (AP) representa uno de los acuerdos de integración más ambiciosos en América Latina y el Caribe, gracias a que es un instrumento que permite el desarrollo de las oportunidades de internacionalización de empresas mexicanas, así como de sus subsidiarias.

El convenio se estableció el 28 de abril de 2011, tras la firma de un acuerdo que permite la integración económica y comercial entre Chile, Colombia, México y Perú.

 

Para conocer un poco más…

La iniciativa del acuerdo surgió cuando en 2010 el presidente de Perú, Alan García, invitó a Chile, Colombia, Ecuador y Panamá a constituir una alianza.

Sin embargo, ante la negativa de los gobiernos panameño y ecuatoriano, los mandatarios chileno y colombiano sugirieron involucrar a México, que sí accedió.

“Para México, el Acuerdo Comercial de la AP ha sido uno de los logros más ambiciosos en materia de política comercial –quizá solo superado por la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte–, dado que se ha puesto prácticamente todo el universo de productos disponibles sobre la mesa de negociación”, detalla ProMéxico, en su reporte ‘La Alianza del Pacífico: El inicio de una integración profunda‘.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2013 el Producto Interno Bruto (PIB) de los cuatro países que conforman la AP sumó más de 2 billones de dólares, lo que representó el 36.8% del PIB total de América Latina y el Caribe.

En conjunto, los países de la Alianza representan la octava economía del mundo, y el Banco Mundial (BM) prevé que para 2018 los cuatro países que integran el acuerdo registren un crecimiento de un 4.5%, frente a una expansión promedio de 3.5% de la región.

Chile, Colombia, México y Perú reúnen una población aproximada de 212 millones de habitantes, que cuentan con un PIB promedio per cápita superior a los 10,000 dólares.

Otra de las características fundamentales de este acuerdo es que en conjunto el bloque concentra el 50% del comercio total de la región, y recaba el 41% de los flujos de inversión extranjera directa (IED) que se destinan a América Latina y el Caribe.

 

Internacionalización, clave para el crecimiento

ProMéxico explica que algunos de los sectores que poseen mayores oportunidades de internacionalización gracias a su elevada competitividad son:

* Materiales para construcción y ferretería

* Servicios y alimentos

* Logística e infraestructura

* Tecnologías de la información y comunicaciones

* Automotriz y autopartes

* Calzado, textil y confección

México es un socio comercial estratégico para América Latina, sin embargo Chile, Colombia y Perú también lo son, gracias a que cuentan con diversos acuerdos comerciales con otros países de Norteamérica, Centroamérica, Sudamérica, y al igual que México, con Europa, Medio Oriente y Asia.

Al respecto ProMéxico explica en el análisis ‘La internacionalización de empresas mexicanas y la Alianza del Pacífico’: “La AP abre nuevas oportunidades para que empresas mexicanas incursionen en el comercio internacional y fortalezcan su posición en algunos de los principales mercados del mundo, mediante su participación en cadenas globales de valor”.

 

A continuación te presentamos 10 beneficios sobre la internacionalización de las operaciones de una empresa, según ProMéxico.

1.- Se genera un mayor valor. Aumento del valor agregado en operaciones comerciales que ayudan a mejorar la competitividad de la empresa.

2.- Apertura a nuevos mercados. Se conquistan nuevos mercados y se conservan mercados de exportación.

3.- Adiós impuestos. Eliminación de barreras no arancelarias en los mercados de destino.

4.- Se impulsa la competitividad. La empresa refuerza su capacidad para competir e innovar tras la asimilación de nuevas tecnologías y procesos, impulsando la innovación.

5.- Fortalecimiento. Disminución de su vulnerabilidad ante las crisis regionales, tras el acceso a nuevos mercados, así como la diversificación de ingresos.

6.- Reducción de costos. Optimización de la estructura de costos y economías de escala.

7.- Expansión. Superación de barreras proteccionistas.

8.- Disminuir peligros. Diversificación de riesgos.

9.- Oportunidades de crecimiento. Expansión de escalas con optimización de costos.

10.- Rentabilidad. Mayor tasa de retorno a su inversión.

 

Siguientes artículos

Argentina, al borde del default
Por

La Corte Suprema de EU decidió no atender una apelación de Argentina a la decisión de un tribunal menor, que le ordenó p...