Creativos-mexicanos Boton-impreso-diciembre

Karime López encontró su vocación guiada por los aromas y la estética de la panadería francesa. Mientras aprendía el idioma, se percató de la cultura culinaria en París y cayó en cuenta que era eso a lo que quería dedicarse.

“Los colores, los aromas, la técnica, me di cuenta de que la gastronomía es cultura que se puede comer”, dice en entrevista desde Florencia, la ciudad italiana donde se ubica la Gucci Osteria, de Massimo Bottura, donde es chef titular.

Su trabajo y propuestas con ingredientes frescos la hicieron acreedora a una estrella Michelin, la primera para una chef mexicana. De hecho, Karime es la única mujer en la fotografía de chefs reconocidos por la guía Michelin para su edición 2020.

Lee también: Los 100 Creativos Mexicanos 2019| La industria creativa genera el 7% del PIB

“Cuando salió la foto mucha gente me decía que qué increíble que fuera la única mujer, lo cierto es que es algo triste, más allá del género es importante que los reconocimientos y las oportunidades se den para todos, sin importar su género, su etnia o sus creencias. Hay que encontrar que los espacios se abran para todos”.

Su trayectoria profesional inició en el restaurante Can Fabes, del chef Santiago Santamaría, que se convirtió en su mentor; en su trayectoria destacan su trabajo con Enrique Olvera en su taller, así como su labor en el restaurante Nihonryori RyuGin, en Tokio.

Fue a su regreso a Latinoamérica cuando, después de trabajar en el restaurante Central, en Perú, coincidió con Takaiko Kondo, con quien emigró a Italia. Su primera colaboración con Massimo Bottura fue para el libro El pan es oro, posteriormente, Bottura le ofreció hacerse cargo de la Gucci Osteria.

“Tengo la suerte de trabajar en un lugar donde la creatividad está en todas partes. La creatividad es la visión que cada uno tiene de la vida. Los mexicanos desde que nacimos tenemos una visión mucho más amplia, las dificultades nos hacen ser echados para adelante”.

Hoy Karime afirma que el trabajo en gastronomía debe combatir la idea de que las personas deben trabajar jornadas agotadoras en la cocina.

“Se piensa que un buen chef debe trabajar 20 horas diarias, eso es parte de la mentalidad de vieja escuela. Hoy la mayor satisfacción de un chef es que su equipo resista el estrés con pasión y con jornadas conscientes, debemos ser responsables no sólo en cuanto al consumo de alimentos, también en cuanto al reconocimiento de la labor de equipo, detrás de un plato hay un oficio y un trabajo artesanal”.

 

Siguientes artículos

cártel jalisco
Cártel Jalisco promete “paz” a Guanajuato tras caída del Marro
Por

La disputa entre ambas organizaciones ha convertido al industrial estado de Guanajuato en el más violento de México desd...