La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América Latina (TLCAN) podría posponerse hasta que culmine el proceso electoral en México.

La situación causa incertidumbre, sin embargo, una salida de Estados Unidos del acuerdo comercial no sería tan peligrosa como la aplicación de una reforma fiscal agresiva que dejaría a México en desventaja.

“Una mala renegociación del TLCAN no afectaría tanto al tipo de cambio y a la economía como la aprobación de una reforma fiscal en Estados Unidos que busca matar al modelo exportador mexicano”, dijo en conferencia de prensa Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.

Lee también: Reforma fiscal de EU será un reto para México: FMI

PUBLICIDAD

Siller considera que, en caso de una disolución del TLCAN, el tipo de cambio podría dispararse hasta 22 pesos por dólar.

Por otra parte, los principales impactos de una reforma fiscal estadounidense vendrían si se aprueban tres aspectos clave:

  1. Disminución de la tasa corporativa a 20%. La tasa que Estados Unidos cobra hoy a las empresas es de 35%, mientras que en México sería de 30%. Si la tasa resulta 10% inferior en Estados Unidos, la única ventaja competitiva en México serían los bajos salarios.
  2. Tasa Cero en repatriación de capitales. La tasa actual es de 18%. Siller considera que si Donald Trump logra que la tasa se ubique en 10%, habría salidas de capitales de entre 9,000 y 11,000 millones de dólares.
  3. Nuevo impuesto a la inversión en subsidiarias. Trump promueve un nuevo impuesto de 20% al dinero que las matrices invierten a sus subsidiarias fuera de Estados Unidos.

Siller explica que los tres factores representan fuertes golpes que podrían sepultar el modelo de exportación de mercancía de alto valor.

De aprobarse, la reforma entraría en vigor en 2019 y el primer efecto sería una caída de 20% en la Inversión Extranjera Directa (IED).

“Para hacer frente a un nuevo marco fiscal en Estados Unidos, México tendría que emprender una nueva reforma fiscal que contemple menores cargas de impuestos a corporativos y menor gasto, lo cual resulta complejo por ser año electoral”, advirtió la analista.

 

Siguientes artículos

Consumo privado en México sigue creciendo en septiembre
Por

El indicador del Inegi se mantuvo en números positivos al mostrar avances en sus mediciones mensuales y anuales.