Cada año, México exporta más de 350,000 millones dólares (mdd) a Estados Unidos. El arancel inicial de 5% propuesto por Trump como amenaza para contener el paso de migrantes a EU por suelo mexicano implicaría un impacto de cerca de 18,000 millones de dólares en la economía mexicana, equivalentes a 1.5% del PIB en un año. Si el arancel escalara a 25% el impacto sería equivalente a 90,000 millones de dólares o 7% del PIB. Sin embargo, la medida también tendría un impacto para la economía estadounidense.

Esto deriva de algunas conclusiones de una mesa de análisis para determinar cuáles son los efectos de esta medida unilateral organizada por el think thank estadounidense sobre asuntos internacionales Atlantic Council.

Lee también: Lo natural sería ojo por ojo, pero México quiere dialogar: Jesús Seade

Jason Marczak, director del centro Adrienne Arsht Latin America del Atlantic Council, explicó que la medida no tiene ningún sentido económico pues no resulta racional, como exige Trump, cerrar una frontera de manera total.

“Los países no son capaces de cerrar sus fronteras al 100%”, afirmó.

En la mesa participaron también la directora del centro de estudios mexicano México ¿Cómo vamos? , Valeria Moy, así como Bart Oosterveld, director del programa de negocios globales y economía del Atlantic Council, quienes coincidieron en algunos impactos económicos para Estados Unidos derivados del arancel a productos mexicanos.

1. De hecho, habrá más migración: Valeria Moy explicó que si la economía de México se ve afectada de manera seria, el empleo decaería y las personas en edad productiva emigrarían, aún más, a Estados Unidos. En este caso, dijo, el efecto político que Trump busca no existiría.

2. Los consumidores estadounidenses tendrían que pagar más por sus propios bienes: Bart Oosterveld explica que 40% de lo que se importa a Estados Unidos desde México son bienes y productos con los terminan de ensamblar y producir servicio en EU, como automóviles y comida, entonces, si se grava con 5%, en automático los consumidores de esos bienes tendrían que pagarlos más caros, algo peligroso en un momento en que la economía de Estados Unidos no está precisamente boyante.

“El gobierno mexicano no va a pagar esas tarifas, las compañías van a pagar esas tarifas y trasladarán el costo a los consumidores”, señala.

3. China gana: Actualmente, China y Estados Unidos enfrentan tensiones comerciales y el país norteamericano tiene un déficit comercial de más de 620,000 millones de dólares. Jason Marczak afirma que si las exportaciones mexicanas resultan más caras y pierden competitividad, las empresas estadounidenses tendrían que recurrir a otros proveedores. En ese escenario, China sería el siguiente en la lista.

No te pierdas:

‘La crisis de migración sólo existe en la cabeza de Trump’: Krugman

 

Siguientes artículos

¿Ha llegado el momento de invertir en Bitcoin?
Por

Una de las mayores críticas a las criptomonedas como Bitcoin es su alta volatilidad. Aunque no existe la certeza con est...