En plena temporada de desove, pescadores locales y usuarios en redes sociales denunciaron el hallazgo de 300 tortugas golfinas muertas en las costas cercana a la población turística de Puerto Escondido, en el municipio de Santa María Colotepec, Oaxaca.

Se trata de la especie más pequeña de tortugas marinas en peligro de extinción, que murieron ahogadas al quedar atrapados en redes de pesca atuneras prohibidas, mientras probablemente se dirigían a la costa a desovar, de acuerdo a la Fiscalía Ambiental del estado.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó este martes que ya se ha iniciado una investigación para dar con los responsables y por su parte, la Conapesca informó que entablará comunicación con pescadores de la región para concientizarlos sobre el uso de este tipo de redes, su impacto en el medio ambiente y el peligro que representan para las especies marinas en peligro de extinción.

Las tortugas estaban en avanzado estado de descomposición y se calcula que tenían ocho días muertas en el mar enredadas en mallas de pesca de nylon de 120 metros de largo.

PUBLICIDAD

México es uno de los países que alberga seis de las siete especies de tortugas marinas de todo el mundo, y cuenta con un programa que protege a estos animales, mismo que incluye sanciones de hasta 9 años de cárcel para quienes los maten para la venta ilegal en el mercado negro o su consumo personal.

Para evitar focos de contaminación, los pescadores locales enterraron los cadáveres en descomposición en dos fosas cavadas en la misma costa.

Lee también: El problema del sargazo lo agrava el calentamiento global