El branding audible consiste en la utilización de un sonido único y patentado para transmitir la esencia y los valores de una marca.

 

 

Se ha hecho por años, como el xilófono de la W Radio, las cinco notas del bong de Intel, la firma de cierre audible “de Mennen” y tantos otros. El branding audible consiste en la utilización de un sonido único y patentado para transmitir la esencia y los valores de una marca. Así como la marca visual define un producto o servicio utilizando el color y la forma, la marca de audio define un producto o servicio a través del sonido y la música.

PUBLICIDAD

Mientras que el branding audible ha existido desde el advenimiento de la radio y consolidó su lugar en el arsenal de la marca cuando la televisión llegó a la escena, el branding audible puede ser una nueva idea reciclada de último momento limitada sólo por el presupuesto y el tiempo de emisión.

El branding visual sigue siendo el foco de muchos mercadólogos, pero con los muchos puntos de contacto disponibles en la actualidad, con la llamada multiplataforma, es seguro que ya no se va a obtener el máximo provecho de las marcas si se basan sólo en elementos visuales. Las marcas necesitan emplear cada vez más un modo más simple de comunicación, que se puede conseguir con el branding audible, que se vuelve esencial para maximizar el valor de la marca.

El branding audible puede mejorar la experiencia de marca a través de la página web, aplicaciones móviles, canales de YouTube, blogs, presentaciones de ventas, exhibidores en las tiendas, eventos, seminarios o música de atención al cliente en modo de espera. El componente de audio debe ser memorable y tener continuidad a través de todas las comunicaciones de la marca haciendo estrategias de marca para todos los sentidos, especialmente el oído.

Está comprobado que los bebés reaccionan a los ritmos y sonidos mucho antes de nacer. Esa atención al sonido debe ser, por lo mismo, innata y fundamental para la personalidad e identidad de marca. Y para ponerlo en marcha en el desarrollo de tu marca de audio, en principio necesitas cinco cosas:

1. Crea tu propio idioma. La marca de audio es un lenguaje en sí mismo. Debe hablar con la gente y dejarles saber quién eres.

2. Encuentra un sonido distintivo. Puede ser difícil diseñar ese sonido único, pero es importante que lo hagas. Busca a un especialista en branding que pueda ayudarte a crear ese sentido con el sonido.

3. Pulsa los botones emocionales adecuados. Tu branding audible debe golpear ligeramente en las emociones de los consumidores para que sea memorable, pero no se puede ser memorable inspirando nostalgia si deseas ser conocido por la innovación. Tienes que desarrollar un ADN de audio que refleje la reacción emocional que desees lograr para la marca.

4. Sé consistente. La marca de audio debe ser aplicada de manera consistente, continua y con precisión, pero su uso puede variar en diferentes contextos. Asegúrate de tener una filosofía clara sobre los entornos interculturales. Crear continuidad al tiempo que permites la adaptación creativa de la marca de audio.

5. Adopción a lo largo de toda la empresa. La marca de audio debe ser utilizada en todos los departamentos de la compañía, no sólo en marketing. Planificar el lanzamiento con cuidado para obtener el compromiso de todas las subsidiarias y departamentos.

Las grandes marcas de audio son memorables e imperturbables al paso del tiempo. Deben mantenerse como parte de una estrategia de marca multisensorial, que permita a los clientes reconocer la marca cuando la ven o escuchan. Así, cuando los clientes se encuentren tarareándola, será una prueba inequívoca de que haz hecho tu marca inolvidable.

 

 

Contacto:

Twitter: @CesarEnriquez

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

GE también quiere a Alstom, presentará oferta mejorada
Por

El Gobierno de París ha dicho a los oferentes rivales que necesitaban presentar mejores propuestas teniendo en cuenta qu...