Para nadie es secreto que la forma de informarnos ha cambiado radicalmente, ya sea porque las plataformas, medios y canales de información crecieron, porque aparecieron nuevos consumidores de comunicación o porque el modelo de negocios del periodismo se transformó radicalmente en poco tiempo.

Para nadie es secreto, pero muchos prefieren ignorarlo.

La razón es, en términos muy generales, simple: el panorama del periodismo, sus consumidores y sus formas cambiaron, pero medios, escuelas y periodistas no.

Hay una relación muy complicada entre periodismo y plataformas digitales en la que, si bien el periodismo requiere de profesionales que den seguimiento a la información, constaten fuentes y tengan una narrativa adecuada dentro de los parámetros de la ética periodística, la distribución de noticias en el mundo digital depende casi en exclusiva del posicionamiento en buscadores y de una correcta distribución en redes sociales.

PUBLICIDAD

Ello nos lleva a pensar que los periodistas, aparte de tener la formación académica, crítica y profesional de las Universidades, deben contar con una serie de habilidades digitales para hacer que sus plataformas de información destaquen. Entre las más notorias podemos contar:

Conocimientos de SEO. Aunque la nota tenga información exclusiva o hable del acontecimiento más importante del mundo, si no aparece en los primeros lugares de búsqueda en los buscadores simplemente no existe. Y si bien el posicionamiento en buscadores (Search Engine Optimization), requiere de conocimientos de programación en su etapa profunda, es importante que periodistas y comunicólogos sepan escribir de manera tal que los buscadores puedan encontrar fácilmente sus textos.

Narrativa Transmedia. ¿Cuál es el valor de la información en Internet? Cero. Una persona con acceso a la red puede entrar a cualquier sitio de noticias e informarse sin gastar un solo centavo. Por ello, la estrategia de un medio periodístico debe ser darle valor añadido a las noticias a través de una narrativa multiplataforma. Cada red social, cada espacio en una página web pueden comunicar y construir una historia compleja que hará a los lectores tener una experiencia mucho más inmersiva en los contenidos que se ofrecen. Ello implica aprender a escribir y contar historias en los lenguajes propios de cada plataforma.

Estrategias de comunicación en redes sociales. Las noticias de 8 columnas se acabaron. De hecho es raro que una persona común entre a la página principal de diario a enterarse de las noticias del día. Uno de los principales motores de distribución de la información son las redes sociales. Por ello, es importante que un periodista entienda la lógica del comportamiento, lenguaje y viralización de las noticias, aun y cuando él mismo no vaya a ejecutarlas.

Análisis digital. El comportamiento de las audiencias digitales puede parecer errático o caótico si no se cuentan con las herramientas de análisis adecuado. Ello nos permitirá comprender de una manera profunda cómo reaccionan a ciertos contenidos o por qué prefieren algunos sobre otros. Además, nos permitirá conocer el alcance real y el impacto de las noticias que compartimos.

Uso de herramientas especializadas. El periodismo de datos es una de las maneras de agregar valor a las noticias, por ello es importante que como periodistas nos capacitemos en el uso de software que nos ayude a entender estadística para contar historias más allá de los números, como R,  sólo por citar un caso. Además, es importante monitorear a las redes sociales y a los entornos digitales para saber en qué momento un contenido viral se puede volver una noticia; ahí Crowdetangle puede ser una opción.

Las exigencias del periodismo digital requieren habilidades que no necesariamente tienen que ver con la formación clásica de los profesionales de la información, puesto que requiere de habilidades técnicas muy específicas y del interés de los profesionales por mantenerse actualizados y, por consecuencia, competitivos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.