La oposición en el Congreso de los Diputados español tiene que tomar dos decisiones, entre este jueves y viernes, que pueden cambiar el rumbo político del país y poner a España de nuevo en el punto de mira de los mercados e instituciones europeas.

Los diputados no sólo tienen que decidir si se unen en mayoría a favor de la moción de censura que presentó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se debate este jueves y se votará el viernes, para derrocar al Ejecutivo de Mariano Rajoy, sino que también si aprueban el candidato propuesto para sustituirlo, el líder socialista Pedro Sánchez.

Estos dos requisitos que prevé la Constitución española para la moción de censura dificultan que esta prospere, en un contexto de fragmentación política entre viejos y nuevos actores; izquierdas, derechas, y/o populistas, e independentistas y unionistas.

Mientras tanto, en el centro mediterráneo, Italia mantiene la incertidumbre sobre la conformación de un gobierno.

PUBLICIDAD

Este miércoles, el presidente Sergio Mattarella y el economista a quien propuso para encabezar el Ejecutivo, el exdirigente del FMI Carlo Cottarelli, decidieron paralizar el intento de formación de un gobierno tecnócrata.

El motivo fue doble: pocas chances de que el parlamento lo apoyara y la vuelta a las negociaciones de este jueves entre los partidos de la coalición fallida, Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y La Liga Norte.

El punto de inflexión es el nombramiento del economista antieuro Pablo Savona como ministro de Economía, que Mattarella rechazó el pasado domingo colapsando la formación de gobierno del entonces designado por estas dos formaciones para liderarlo, Giuseppe Conte.

Prima gli italiani, il loro diritto al lavoro, alla sicurezza e alla felicità.Abbiamo lavorato per settimane, giorno e…

Posted by Matteo Salvini on Sunday, May 27, 2018

Ante este panorama en el sur de Europa, el principal índice bursátil español, IBEX 35, ganaba un 0.38% el mediodía del jueves y la prima de riesgo abría a la baja con 111 puntos básicos. En Italia, la Bolsa de Milán ganaba un 1% y la prima de riesgo caía 220 puntos.

Forbes México habló con dos economistas españoles con visiones distintas sobre los efectos que estos cambios políticos pueden tener en la economía de la zona euro.

 

¿Qué temen los mercados?

El profesor de finanzas del Instituto de Empresa de Madrid, Daniel Lacalle, considera que “el problema que se está gestando en Europa es que hay una coalición de populistas en Portugal, a la que se añade una en Italia y a la que se podría sumar la inestabilidad política en España, con una combinación muy similar”.

Esto es así porque el PSOE sólo cuenta con 85 diputados en el Congreso, lo que le haría “muy dependiente de los separatistas, radicales nacionalistas y populistas”, argumenta, refiriéndose a las fuerzas nacionalistas y/o independentistas catalanas y vascas, en el primer caso, y a la formación de izquierdas Podemos, en el segundo.

En cambio, para Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramon Llull de Barcelona, los grandes inversionistas no tienen nada que temer porque “la política va detrás de la economía”.

Según Niño Becerra, el ejemplo más claro es Grecia. En 2015, el actual gobierno de la formación Coalición de Izquierda Radical, conocida como Syriza, convocó un referéndum para que el pueblo griego decidiera si aceptaba las condiciones del rescate de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.

Si bien ganó el “no” con más del 61% de los votos, tanto el primer ministro como el parlamento heleno acabaron por aceptar el rescate y sus condiciones.

“En Grecia terminaron haciendo exactamente lo que Europa mandó, porque el poder no lo tienen los gobiernos, sino los fondos de inversión y las grandes corporaciones. Si los mercados dan la espalda a un país, cualquier economía colapsa, incluso la de Estados Unidos”, explica Niño Becerra.

El profesor Lacalle admite que si bien Podemos ha moldeado su discurso euroescéptico para no perder votos, en su día también lanzó un mensaje a favor de salir del euro y de reestructurar la deuda.

Precisamente, las reformas económicas y fiscales que ha llevado a cabo España desde el estallido de la crisis de 2007 es lo que Lacalle considera que peligra con el posible cambio de gobierno provocado por la moción de censura.

“El principal miedo es que se reviertan las reformas que han habilitado la salida de la crisis de España”, comenta el economista, que teme que un gobierno euroescéptico en Italia reviva las reivindicaciones la animadversión de Podemos versus la Unión Europea y la unión monetaria.

El catedrático Niño Becerra opina que lo que los inversionistas quieren preservar es el pago de los intereses de la deuda, que cifra en entre 30,000 y 35,000 millones de euros en el caso de España y cuyos acreedores son la banca y fondos de inversión alemanes, franceses, americanos y, en menor medida, de Italia, Estados Unidos, China y Japón.

 

La crisis no terminó, abrió una nueva fase

Es por lo anterior que Niño Becerra augura que la zona euro está entrando en la tercera fase de la crisis que empezó en 2007.

“Es una fase de la crisis basada en la deuda pública y privada, la banca y, en consecuencia, en la moneda. Eso necesitará reestructuración de la deuda y sanación de los bancos. La clase media desaparecerá y aumentará el subempleo. En 2022, la situación se estabilizará”, pronostica.

Si la moción de censura en España y los problemas para formar gobierno en Italia tienen tanta repercusión es por cómo están sus economías, con una tasa de desempleo del 15.5% en el caso de España y del 11% en Italia, según la OCDE, y “una economía sumergida entre el 17% y el 24%, y un fraude fiscal entre el 6% y el 9% del PIB español, gravísimo”, explica Niño Becerra.

 

¿Qué chances tiene la moción de censura de prosperar?

La moción de censura es un instrumento que la Constitución española pone a disposición de los diputados para que controlen al gobierno. El objetivo es forzar la dimisión del ejecutivo y el nombramiento automático de un sustituto.

Para ello, se necesita mayoría absoluta de votos favorables de la cámara baja (176). En España se han tramitado cuatro mociones de censura, las dos últimas (incluida la de este viernes) contra Mariano Rajoy.

La moción que presentó el PSOE contra Rajoy trae su origen en la sentencia conocida el pasado jueves del mayor caso de corrupción nunca juzgado en la democracia española, el Caso Gürtel.

Los partidos de la oposición en el Congreso de los Diputados coincidieron en reprobar a un gobierno cuyo partido fue multado por haberse lucrado de esta trama, con exmilitantes condenados a prisión y cuyo presidente aparece en la resolución como testimonio con baja credibilidad.

Sin embargo, la estrategia para forzar la salida de Rajoy de la Moncloa vía moción de censura, así como el candidato alternativo para que ocupe su posición, ha dividido a los partidos de la oposición hasta el punto de que podría darse la situación de que algunos acabaran votando en beneficio de Rajoy.

El principal partido de la oposición y artífice de la moción de censura, el PSOE, justificó esta medida por “exigencia ética”, al ver que el presidente Rajoy no dimitía luego de conocerse la sentencia, según declaró la portavoz del partido en el Congreso, Margarita Robles.

Para los socialistas, el nombramiento automático de Pedro Sánchez, sin pasar por las urnas, una vez aprobada la moción por el Congreso, devolverá “la estabilidad y credibilidad para luchar contra las amenazas separatistas que se le proponen”, según Robles.

Sin embargo, el PSOE, que cuenta 85 diputados, no puede ignorar a los 17 votos de los independentistas catalanes si quiere reunir la mayoría de “si” que necesita para sustituir a Rajoy por Sánchez.

Por esto, la causa catalana es el principal motivo al que alude el partido que lidera las encuestas de intención de voto, Ciudadanos, para oponerse a la moción de censura.

Albert Rivera, líder de esta formación que cuenta con 32 diputados, negó su apoyo a un gobierno socialista “con los nacionalistas, separatistas [catalanes y vascos] y para hacer a Sanchez presidente por un día”.

Por eso, la clave del éxito está en manos de los partidos nacionalistas vascos y catalanes, pues el otro gran partido de la oposición, Unidos Podemos (71 diputados), ya manifestó su apoyo.

Entre los independentistas catalanes, la formación de Carles Puigdemont, PDeCat (con 8), dijo esperarse a escuchar el discurso del líder socialista de este viernes para decidir su voto, mientras que las palabras del portavoz del partido republicano ERC (que tiene 9 diputados) en el Congreso, Gabriel Rufián, dejaron pocas dudas de su voto favorable.

El otro partido clave en el desenlace, el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con cinco diputados y que apoyó a Rajoy para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado 2018, confirmó en el debate de este jueves su sí a la medida del PSOE.

Sin embargo, el diario catalán El Periódico avanzaba que la formación vasca comunicó a Rajoy que si éste no dimitía, votarían a favor de la moción de censura de Pedro Sánchez.

Con información de Ansa.

También puedes leer: Italia, una nueva preocupación para los mercados europeos

 

Siguientes artículos

acero plano
México contraataca: impone aranceles al acero y alimentos de EU
Por

Aceros planos, lámparas, embutidos, manzanas, uvas, arándanos y diversos quesos de Estados Unidos tendrán aranceles.