Fue el miércoles pasado cuando Elba Esther Gordillo dijo que “le tomará la palabra al presidente electo” para buscar nuevos liderazgos educativos y por ello buscará de nueva cuenta encabezar al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Tan sólo un día después sus posibilidades aumentan con la renuncia del actual presidente de este gremio magisterial, Juan Díaz de la Torre.

El jueves, Díaz de la Torre, solicitó licencia definitiva a la presidencia nacional del sindicato durante la 47 Sesión Extraordinario del Consejo Nacional; y ahí mismo fue elegido mediante votación, con 41 a favor y dos abstenciones, Alfonso Cepeda Salas, actual secretario general, para que asuma la vacante en el gremio.

Rechazó que la licencia derive de influencias externas, pues se enmarca en el ejercicio más claro de la autonomía gremial y marca el inicio de una nueva travesía hacia una etapa de nuevo sindicalismo democrático, en la que el magisterio puede ser el aliado más importante del próximo gobierno para favorecer la fortaleza del régimen que promete esa gran transformación.

El saliente presidente del SNTE propuso al Consejo Nacional que se aprueben cambios en los estatutos, a fin de que se elimine las figura de la presidencia del gremio, y se establezca una comisión plural, representativa y con autoridad moral para que revise el procedimiento, las formas, los mecanismos y los tiempos para que en lo resolutivo del siguiente congreso nacional quede plasmado en estos documentos “el voto universal, directo y secreto como método para la elección de dirigentes sindicales en todos los niveles”.

Mientras que llamó a no repetir las experiencias pasadas de invitar líderes fuertes, carismáticos o morales que obstruyen la vida democrática que termina asumiendo por sí mismo las decisiones del sindicato, así como el manejo patrimonial de sus recursos.

“No aspiro ni aspiraré nunca a construir un nuevo liderazgo de ese tipo de ese cuño. Quienes dan seguimiento a la información del SNTE saben que fue así como lo dije y que hoy lo estoy cumpliendo. Esta solicitud de licencia no es, y debo de reiterarlo, para que no haya confusiones, no es un salto al pasado para regresar a los liderazgos vitalicios; es precisamente un paso para cerrar el camino a las tentaciones del poder enfermizo de la eterna ambición”, dijo Díaz de la Torre.

Tras su reaparición pública, La Maestra ha sido constante en sus críticas sobre la reforma educativa y el impacto que tiene para los maestros y la calidad de la educación, por lo que ha sido recurrente en sus intenciones de retomar el control del gremio.

Elba Esther tomará la palabra a AMLO y buscará liderazgo de la SNTE

 

Siguientes artículos

banxico
No del ITAM, requisito del equipo de AMLO para nominación en Banxico
Por

El equipo económico de AMLO busca a alguien con carrera en Banxico para nominarlo a la Junta de Gobierno, pero no quiere...