Por Alan Ohnsman

Anthony Levandowski, miembro fundador del equipo de autos autónomos de Google hace una década, fue acusado por las autoridades federales por el robo de secretos comerciales de su antiguo empleador que desencadenó una batalla legal de alto perfil entre Waymo (de Alphabet Inc.) y Uber en 2017.

La acusación, revelada el 26 de agosto, alega que meses antes de que Levandowski, de 39 años, renunciara a Google, descargó archivos de las unidades internas de la compañía relacionadas con su sensor láser, LiDAR, y la tecnología de automóviles sin conductor. Está acusado de 33 cargos de robo e intento de robo de secretos comerciales y debe ser procesado por los mismos, hoy ante el juez magistrado de los Estados Unidos, Nathanael M. Cousins, ​​con el Distrito Norte de San José, California, según la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos.

Semanas después de dejar Google en 2016, Levandowski dirigió brevemente a Otto, una compañía de camiones robóticos que cofundó, que fue rápidamente adquirida por Uber en un acuerdo valorado en más de 600 millones de dólares (mdd), después del cual fue puesto a cargo del programa de autos sin conductor de Uber. Waymo, el sucesor comercial del proyecto: Google Self-Driving Car, demandó a Uber por robo de tecnología, aunque no nombró a Levandowski como acusado.

Waymo y el gigante de los viajes en coche resolvieron su lucha a principios de 2018, con la compañía Alphabet recibiendo acciones previas a la salida a bolsa de Uber avaluadas en 245 mdd. En ese momento, el juez federal William Alsup también recomendó que la oficina del Fiscal de los Estados Unidos considerara acusar a Levandowski de robar secretos comerciales. Uber lo despidió en mayo de 2017.

“Todos tenemos derecho a cambiar de trabajo”, dijo el fiscal estadounidense David Anderson. “Ninguno de nosotros tiene derecho a llenar nuestros bolsillos al salir por la puerta. El robo no es innovación “.

También lee: Humanos o robots, ¿quién atiende quejas en la mensajería instantánea?

Pronto.ai, una startup tecnológica autónoma que Levandowski cofundó en 2018, dijo que dejó la compañía y fue reemplazado como CEO por el cofundador Robbie Miller, su director de seguridad.

“Los cargos penales presentados contra Anthony se relacionan exclusivamente con l

LiDAR y de ninguna manera involucran la tecnología innovadora de Pronto”, dijo la startup en un comunicado. “Apoyamos plenamente a Anthony y su familia durante este período”.

Waymo dijo que aprecia el trabajo realizado por el Departamento de Justicia al presentar la acusación. “Siempre hemos creído que la competencia debe ser impulsada por la innovación”, dijo la compañía en un comunicado.

Por su parte, Uber dijo: “Hemos cooperado con el gobierno durante toda su investigación y continuaremos haciéndolo”.

La pelea legal fue un gran golpe para los sueños de autos sin conductor de Uber, que sufrió un nuevo tropiezo en marzo de 2018 cuando un vehículo de prueba mató a un peatón que cruzaba una calle oscura en Tempe, Arizona. Uber también cerró los restos del Otto orientado a camiones de Levandowski en 2018.

“No robamos ninguna IP de Google… Solo quiero asegurarme, super claro en eso”.

Anthony Levandowski, en entrevista para Forbes, en octubre de 2016

Cuando dejó Google, Levandowski lideraba su equipo de ingeniería para LiDAR, una tecnología de sensor basada en láser que crea imágenes en 3D de nubes de puntos del entorno de un automóvil sin conductor. La acusación formal alega que antes de su partida descargó archivos que incluyen “esquemas de placa de circuito, instrucciones para instalar y probar el láser y un documento de seguimiento interno”. Tomó los archivos mientras también estaba involucrado con Tyto LiDAR LLC y 280 Systems, Inc., posibles competidores de Google en tecnología autónoma. Finalmente, 280 Systems se convirtió en Ottomotto u Otto orientado a los camiones. Otto adquirió Tyto en mayo de 2016.

Un emprendedor en serie, Levandowski fundó varias compañías antes, durante y después de dejar Google (según los informes, también fundó su propia religión). Se unió al gigante tecnológico en 2007 después de participar en las famosas competiciones de vehículos robóticos DARPA Grand Challenge, que provocaron el impulso continuo para comercializar tecnología de conducción autónoma. Levandowski también fue miembro fundador del equipo interno de automóviles autónomos de Google que se formó en 2009, inicialmente bajo el liderazgo de Sebastian Thrun.

Antes de su salida de Google, Levandowski recibió un bono masivo de la compañía, aparentemente por un valor de más de 120 mdd. En una acción legal separada, Google demandó para recuperar esos fondos, ya que creía que había violado los términos de su acuerdo de separación. En abril de este año, Uber reveló en su presentación de valores S-1 (formato para salir a Bolsa) que un panel de arbitraje en California emitió en marzo un laudo provisional a favor de Google por 127 mdd contra Levandowski y 1 mdd, por el cual Levandowski y Lior Ron, cofundador de Otto, fueron ” solidariamente responsables”.

En una entrevista con Forbes, en octubre de 2016, en la antigua sede de Otto, en San Francisco, poco después de que Uber la comprara, insistió en que ninguna de sus propiedades intelectuales provenía de su antiguo empleador.

“No robamos ninguna IP de Google”, dijo Levandowski. “Solo quiero asegurarme, seré muy claro sobre eso. Construimos todo desde cero y tenemos todos los registros para hacer eso, solo para ser súper claros “.

No te pierdas: Hacker puede “apagar 25,000 autos” con solo presionar un botón

 

Siguientes artículos

Nieve
9 secretos y beneficios de los destinos de nieve más emblemáticos en el mundo
Por

Estados Unidos, Canadá y Australia poseen los destinos de montaña y nieve más sorprendentes y codiciados. Esta es la guí...