Por: Eduardo Vázquez Herrera*

El regreso a clases no será seguro si los centros educativos carecen de agua con la cantidad y calidad adecuada.

El acceso al agua y saneamiento, es condición indispensable para garantizar un retorno seguro a clases para los más de 25.4 millones de niños y niñas, que se prevé se reincorporarán al ciclo escolar en próximas fechas.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, 48% de las escuelas públicas carecen de drenaje; 31% no cuentan con agua potable, y 13% con sanitarios; mientras que UNICEF-México estima que sólo 62% de los planteles educativos disponen de agua todos los días de la semana.

Mientras que el informe 2019 del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa, “17´099,241 estudiantes y 761,265 docentes asisten a escuelas de educación básica con ciertas carencias”, siendo las zonas indígenas y las escuelas comunitarias las que presentan el rezago más grave en todos los niveles educativos.

Debemos todos recordar la importancia estratégica del agua como recurso esencial para la higiene personal y el cuidado de la salud para prevenir el contagio del virus COVID-19, a través de mecanismos como el lavado de manos. 

Por ello, es fundamental implementar acciones y mejoras físicas en las escuelas que lo necesiten, a fin de contar con un entorno seguro a través del acceso al agua potable y saneamiento. 

Estas acciones se vuelven la única ruta segura en las escuelas para evitar un aumento de posibles contagios por COVID-19 y otras enfermedades en las 232 mil escuelas del país.

Es importante señalar que, en el momento en que las autoridades indiquen el levantamiento de la Jornada Nacional de Sana Distancia y se inicie un retorno paulatino a las escuelas, será obligación de los planteles vigilar el cumplimiento de medidas de lavado de manos, distanciamiento social, y todas aquellas acciones que las propias autoridades establezcan.

Considerando los datos anteriormente expuestos, es claro que el acceso a agua es el factor clave para un retorno seguro y que, sin esta condición, se pondría en situación de vulnerabilidad a miles de niños y niñas, así como integrantes de la comunidad escolar como directivos, docentes, y padres de familia .

En este sentido, desde Agua Capital, hacemos un llamado para que las escuelas cuenten con servicios adecuados de agua y saneamiento, que les permitan acceder a la higiene necesaria.

Una educación de calidad requiere espacios e infraestructura adecuada que permitan el pleno desarrollo y seguridad de las comunidades escolares, dentro de los cuales el acceso al agua ocupa siempre un rol fundamental. 

Finalmente, vale la pena recordar que Agua Capital, el Fondo de Agua de la Ciudad de México, se suma al llamado de las autoridades a la sociedad, para hacer un uso racional, sensible y consciente del agua, para no comprometer el abasto a las distintas comunidades del país.

Contacto:

Eduardo Vázquez Herrera es director Ejecutivo de Agua Capital desde hace tres años, con la misión de promover la seguridad hídrica en la Ciudad de México. 25 años de experiencia en los sectores público, social y privado, además de colaborar en el sector del agua durante 16 años en el diseño y ejecución de estrategias, políticas y proyectos para la seguridad hídrica a nivel nacional y en la CDMX. 

www.aguacapital.org

Twitter: @AguaCapitalOrg

Facebook: @AguaCapital[email protected]

 

Siguientes artículos

Wall Street sube por señales de recuperación, pese a protestas en Washington y el comercio EU-China
Por

Los tres principales índices iniciaron junio con ganancias de menos de un 1%, el único que no siguió la tendencia fue el...