El muro fronterizo del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sigue sumando voces contrarias de grupos de defensa y ambientalistas, pero lo más llamativo es que la más reciente en cuestionar su construcción proviene de su propio gobierno.

Según un memorándum interno del Servicio de Parques Nacionales de 123 páginas obtenido por The Washington Post, el muro fronterizo destruye 22 sitios no explorados de los antiguos habitantes del desierto de Sonora y aledaños.

Las excavadoras podrían dañar sitios sagrados de antiguos “pueblos que habitan en el desierto”, donde ahora preside el Monumento Nacional Organ Pipe Cactus de 330,000 acres.

Los artefactos históricos descubiertos en las inmediaciones han sido bien conservados a pesar de tener 16,000 años debido a su ambiente seco.

El informe del Servicio de Parques Nacionales también detalla que algunos sitios arqueológicos ya han sido dañados, debido a que las operaciones de patrulla fronteriza se activan continuamente, lo que lleva a los agentes a conducir sin cuidado a través de Organ Pipe Cactus.

Asimismo, la organización gubernamental advierte además que los numerosos manantiales de sal de la zona corren el riesgo de secarse si se sigue bombeando agua subterránea para construir el muro.

Puedes leer el memo completo a continuación.

Lee también: Pese a sismo, aumentan precios de inmuebles en Condesa, Del Valle y Narvarte

 

Siguientes artículos

Star Wars estará presente en uno de los aviones de LATAM Airlines
Por

“El “Stormtrooper Plane”, un Boeing 777 con capacidad para 410 personas, fue diseñado por el equipo creativo de Disney e...