Hace tan solo unos meses Greg Greeley, presidente de alojamientos de Airbnb, platicó con Forbes México sobre cómo trabajaba en el tema de regulaciones y pago de impuestos en las distintas ciudades y países en los que tiene presencia esta plataforma.

Aquella vez, quien fuera también vicepresidente de Amazon Prime, habló sobre como él y su equipo han trabajado muy de cerca con las autoridades y reguladores en todo el mundo, para adecuarse a los marcos normativos de pago de impuestos así como de regulaciones locales.

TAMBIÉN LEE: ENTREVISTA | Airbnb, 500 millones de huéspedes y la migración de la industria hotelera

Siguiendo lo que mencionó el directivo, la plataforma ha dado a conocer el monto correspondiente a la retención y pago del impuesto de hospedaje en la Ciudad de México, el cual corresponde a 90.3 millones de pesos del 01 de junio del 2017 al 31 de octubre del 2019.

En lo que respecta al monto, la empresa confirmó que durante el 2017 recaudó y pagó 13.5 millones de pesos, 35.2 millones de pesos en el 2018 y 41.5 millones de pesos de enero a octubre de este año 2019. La recolección y el pago del impuesto comenzó desde junio del 2017, cuando se incorporó en las regulaciones el cumplimiento voluntario de la recaudación en CDMX.

Trabajamos muy de cerca con los reguladores en todo el mundo para asegurarnos de que ellos ponen un marco normativo apropiado para cada lugar, porque cada país y ciudad tienen diferentes necesidades y creemos importante que reconozcan que lo que hacemos es habilitar a emprendedores locales y que no sólo es la magia de viajar, sino la magia del empoderamiento económico lo que estamos creando, y no queremos dejar de lado el hecho de que al anfitrión individual se le está dando la oportunidad de convertirse en un empresario de viajes”, dijo en aquella entrevista Greeley.

En un documento, la firma señala que la Ciudad de México no es el único estado en donde la plataforma recauda y paga este impuesto, en tan solo 18 meses de haber iniciado operaciones en México, la empresa ya recauda y entrega el impuesto al hospedaje en los siguientes estados: Baja California Norte y Sur, Ciudad de México, Colima, Guerrero, Jalisco, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa y Yucatán, siendo el último el Estado de México, en agosto pasado. 

“Tenemos más de 500 ciudades diferentes en las que somos socios para promover un marco regulatorio que funcione para cada una de acuerdo a sus necesidades, pero la base que queremos crear es preparando al anfitrión que está buscando hacer de esta actividad un ingreso adicional o que persigue su pasión de compartir su hogar o ser parte de la experiencia de Airbnb. Trabajaremos muy de cerca en los ambientes regulatorios para asegurarnos que ponen el marco normativo correcto de acuerdo a estas necesidades”, mencionó en mayo el presidente de alojamientos de Airbnb.

La plataforma de alojamientos a corto plazo, que es la única empresa digital en el país que recauda este impuesto a los turistas que visitan la ciudad, mencionó que busca seguir colaborando con las autoridades para la formalización del alojamiento a corto plazo y la promoción del turismo en el país.

En lo que respecta a la propuesta presentada por las autoridades capitalinas dentro de la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Ciudad de México para el ejercicio fiscal de 2020 de aumentar el impuesto del 3% al 5%, la empresa dijo que la propuesta apenas fue presentada, por lo que está en proceso de analizarla a profundidad para determinar las implicaciones que puede llegar a tener.

“Nuestro propósito es ayudar a los estados y a las ciudades a desarrollar el turismo mediante la apertura de nuevas y diferentes opciones de hospedaje, pero sabemos que también es nuestra responsabilidad trabajar de la mano de las autoridades para hacerlo de una manera ordenada, contribuyendo a la recolección y al pago de los impuestos correspondientes”, mencionó Jorge Balderrama, gerente de políticas públicas de Airbnb México.

 

Siguientes artículos

En su agenda tecnológica, AMLO ha encontrado amigos, pero no supera retos
Por

Y es que al menos los retos para el siguiente año en materia de telecomunicaciones y tecnología, no son menores con la l...