Alemania presentó este jueves su hoja de ruta para independizar su red 5G de componentes chinos por posibles riesgos de seguridad en una infraestructura crítica, en un contexto de tensión de Occidente con China y con la traumática experiencia pasada de la vinculación con el gas natural ruso.

Después de una dilatada revisión de los componentes de la red 5G y no pocos debates internos dentro de la coalición gubernamental alemana -compuesta por el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Los Verdes y el partido liberal (FDP)-, la ministra del Interior de Alemania, Nancy Faeser, presentó este jueves la puerta de salida a los componentes de las empresas chinas Huawei y ZTE.

A través de contratos con el Estado alemán, las compañías proveedoras Deutsche Telekom, Telefónica Alemania y Vodafone deberán sustituir los componentes de Huawei y ZTE en la red 5G, considerada una “infraestructura crítica” por la administración germana. 

De las redes básicas 5G, esos componentes chinos tendrán que desaparecer, a más tardar, a finales de 2026. 

Por otro lado, los proveedores tendrán hasta 2029 para sustituir por soluciones de otros fabricantes las redes de acceso y transporte de esa red móvil.

“Así protegemos el sistema nervioso central de la economía de Alemania y protegemos la comunicación de los ciudadanos, las empresas y del Estado”, dijo Faeser, que calificó de “gestión decidida” cómo su ministerio lidió con la presencia de firmas tecnológicas chinas en su infraestructura de telecomunicaciones.

“Tenemos que reducir riesgos de seguridad y, a diferencia de lo que pasaba en el pasado, tenemos que evitar dependencias y estar más a prueba de crisis”, abundó la titular de Interior del Gobierno del canciller Scholz, que dijo no considerar que el régimen de Pekín pueda tomar represalias tras la actual determinación de Berlín de deshacerse de los componentes de Huawei y ZTE de la red 5G.

Más contexto: Alemania pacta disminuir rol de Huawei en red 5G del país por temas de seguridad

Alemania impulsará expansión de redes móviles nacionales

La ministra aludió así a dependencias de recursos vividas en Alemania como la del gas natural ruso. Hasta el inicio de la guerra de Rusia contra Ucrania el 24 febrero de 2022 Alemania llegó a adquirir de Rusia el 50% de todo el gas natural que importaba. 

Una vez desatada la invasión, Alemania aceleró para hacerse independiente del gas ruso, extremo que logró a finales de 2022.

Desde entonces, el país centroeuropeo tuvo que asimilar el “shock” económico que supuso encontrar nuevos proveedores, como Estados Unidos, Noruega o Catar, que vendían a precio más caro ese hidrocarburo, un recurso clave en el proceso de transición energética por la que Alemania quiere convertirse en un país neutral desde un punto de vista climático en 2045. 

En 2023, Alemania fue la única gran economía del G7 cuyo PIB se contrajo, pues cayó un 0.2%.

En una de las primeras reacciones a la iniciativa germana, Telefónica Alemania celebró que ahora en Alemania “haya una clara hoja de ruta para la modernización de los elementos concretos de la red”.

“Esta claridad es importante y garantiza la fiabilidad, lo que permite a los operadores de redes móviles seguir impulsando la expansión de las redes nacionales de forma selectiva y garantizar el crecimiento”, apuntaron en Telefónica.

Si desde el sector de las telecomunicaciones la “desconexión” del 5G alemán de China parecía recibirse con los brazos abiertos, en la esfera política teutona hubo críticas que consideraron que la iniciativa del Gobierno llegaba tarde.

Desde la Unión Cristianodemócrata (CDU), el principal partido de la oposición en el Bundestag, el diputado especializado en cuestiones digitales, Rainer Brandl, dijo que el Ejecutivo reaccionó con demasiada demora en lo relativo a la influencia de China en la red de comunicaciones de Alemania.

“Es un misterio por qué la coalición tardó más de dos años en decidir excluir los componentes chinos de la red móvil alemana tras la nueva situación geopolítica desde el 24 de febrero de 2022”, afirmó Brandl, cuando no habían pasado 24 horas desde que, en Washington, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, acusara a China de “avivar la guerra en Europa” por sus lazos con Moscú. 

En Alemania, incluso voces de la mayoría gubernamental, como la del ecologista Konstantin von Notz, vicepresidente del Grupo Parlamentario de Los Verdes, lamentó que hagan falta años para la desconexión total de Huawei y ZTE, algo que supone “un verdadero riesgo para la seguridad”.

Con información de EFE.

Poco texto y gran información en nuestro X, ¡síguenos!  

 

Siguientes artículos

IA-información-Unesco-fondos-corea del sur-
Fondos de cobertura recurren a Corea del Sur para la próxima ola de IA
Por

Los fondos de cobertura que buscan gangas en el mercado bursátil relacionadas con la inteligencia artificial están apost...