Francia se convirtió en el primer finalista de este Mundial 2018 tras vencer a Bélgica en un partido en el que la igualdad reinó y se decidió por un gol de cabeza de Umtiti a los 51 minutos.

La final del próximo 15 de julio será la segunda para Francia en los últimos cuatro certámenes, junto con la de Alemania 2006.

El primer tiempo estuvo igualado y eso se reflejó en el marcador, el cual llegó al descanso con el 0-0. Pese a eso, ambos equipos tuvieron ocasiones de gol peligrosas que ya fuera por la intervención de los porteros o por la mala puntería, no pudieron romper el cero.

Fue en el segundo tiempo cuando Francia decidió salir a ganar desde el primer minuto y tan sólo necesitó 5 minutos. Al igual que contra Uruguay, el gol fue a balón parado.

PUBLICIDAD

Un saque de esquina botado por Griezmann fue rematado por el central Samuel Umtiti, quien llenó de alegría a los aficionados franceses que acudieron a San Petersburgo a apoyar a su selección.

Poco tardó en reaccionar Roberto Martínez, quien dio entrada a Dries Mertens y sacó del terreno de juego a su contención Dembelé, quien no pudo ser la sorpresa que esperaba el entrenador español en este partido. En cambio, con el jugador del Nápoles, llegaron las mejores ocasiones de Bélgica, aunque el equipo no pudo anotar.

Cuando faltaban 10 minutos, Fellaini dejó su lugar a Carrasco y Bélgica se volcó al ataque. Tras una serie de rebotes, el balón le cayó a Witsel, que sacó un disparo potente pero el portero Lloris logró despejar y acabar con el peligro.

Se añadieron 6 minutos en los que Francia no pudo aprovechar las ocasiones que tuvo para sentenciar el partido, pero sí supo aguantar el resultado para llegar a una final más.

Bélgica mostró ganas de empatar, pero los nervios e imprecisiones no le permitieron tener claridad en los últimos instantes del encuentro.

Con esta victoria, Francia llega a su tercera final tras 1998, cuando ganó en su casa frente a Brasil por 3-1, y 2006, cuando  perdió en Alemania el partido recordado por el famoso cabezazo de Zidane a Materazzi y la derrota ante Italia.

Didier Deschamps podría convertirse el próximo domingo en un miembro del selecto club que logra ganar un Mundial como jugador (en 1998 fue capitán) y otro como entrenador en caso de vencer el próximo domingo a Inglaterra o Croacia.

Te recomendamos: En las semifinales del Mundial de Futbol, ¿cuál es tu camiseta favorita?

 

Siguientes artículos

Bélgica y Francia prometen mostrar su mejor futbol para llegar a la final
Por

Ambas selecciones se enfrentarán este martes en busca del primer boleto para la final de la Copa del Mundo que se juega...