Todos hemos escuchado la historia de un conocido que no manejó correctamente sus tarjetas de crédito y ahora padece una deuda impagable. El 51.35% de las tarjetas de crédito activas en el país no cubren el total de sus pagos, según datos que ofrece el Banco de México en sus Indicadores Básicos de Tarjetas de Crédito hasta junio de 2018.

Si no pagas el total de tu deuda se van acumulando intereses. Aunque generalmente se trata de cifras pequeñas, sí pueden volverse cantidades impagables. En promedio, la deuda de los hombres mexicanos ronda los 142 mil pesos y la de las mujeres es de 126 mil, según datos de las reparadoras de crédito.

Para evitar el desastre financiero existen diferentes alternativas. Si notas que tu deuda está creciendo es momento de poner un freno.

El primer paso parece evidente, pero cuesta trabajo: dejar de seguir gastando. Una vez que ajustes tus gastos de acuerdo a tus ingresos es momento de hacer un plan para salir de la deuda.

Cuando detectas que el adeudo está comenzando a rebasarte en dos o tres meses consecutivos, trata de negociar con el banco. No es algo que vaya a ocurrir inmediatamente pero cuando la institución nota que tu saldo está creciendo y cada vez pagas menos te ofrece alternativas como crear un plan de pagos.

Lo que harán las entidades es dividir el total de tu deuda en mensualidades, agregar un porcentaje de interés y restringir los límites de la tarjeta. Mientras no completes el total de los pagos no podrás utilizarla. Esta alternativa es útil cuando tienes un solo plástico.

Cuando tus deudas son en distintos bancos o con diferentes plásticos hay otras opciones. Organizar tus pagos para saldar la deuda con las tarjetas de crédito una por una es una opción razonable, pero conviene sólo en algunos casos. Si tienes distintas tasas de interés comienza pagando la que te genere una mayor cantidad. Una tarjeta con bajo porcentaje de interés, pero una gran deuda puede convertirse en un dolor de cabeza mayor que una tarjeta con intereses altos y una deuda menor. Calcula en qué plástico estás perdiendo más dinero al retrasarte.

Si no puedes eliminar las deudas una por una, intenta consolidar tu deuda. Fuera de tecnicismos, este proceso consiste en llevar todos tus adeudos al mismo lugar, por ejemplo, con tarjetas de crédito diseñadas especialmente para absorber deudas de otros bancos. Entre sus ventajas están que ofrecen un porcentaje de interés menor y un programa de pago a plazos adecuados a tu situación. Al solicitarla el banco evaluará las condiciones en que te encuentras y podría rechazarla si lo considera un caso crítico.

Otra posibilidad para consolidar las deudas son los préstamos. Pedir dinero para pagar no es lo ideal, pero si lo haces, revisa la tasa de interés sobre lo que pides prestado. Para unir todas tus deudas en una sola podrías estar aumentando en mucho la cantidad que pagarás al final.

Las deudas se convierten con mucha facilidad en una bola de nieve. No les permitas crecer. Si ya notaste que tienes problemas para cubrir el total de tu adeudo toma decisiones y acciones para que tus finanzas se recuperen. Si casi la mitad (48.65%) de los tarjetahabientes en este país logran cubrir el total de su deuda, no es una tarea imposible. Una vez que hayas regularizado tu situación toma las medidas necesarias para que jamás vuelva a pasar.

 

Contacto:

Twitter: @Coru_mx

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: Coru

Blog: Coru.com/blog

Página web: Coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Inmenso, el potencial de México en energía solar
Por

La colaboración entre la IP y gobiernos es fundamental para impulsar infraestructura como edificios verdes, vehículos el...