No se trata solo de ahorrar dinero. El casi la mitad de la población (56%) no ahorra de manera habitual, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), y quienes sí lo hacen, en su mayoría (43.7%), usan métodos informales como guardar dinero en casa, tandas, préstamos familiares, etcétera. El ahorro para el retiro avanza lento en comparación con la importancia que tiene.

Si bien, todos aspiramos a tener un buen futuro financiero, aquí hay 30 hábitos que es importante tener ya en práctica al llegar a los 30 años.

  1. Gastar menos de lo que ganas. No sólo debe ser un hábito, sino una regla de vida.
  2. Invertir. En esta etapa de tu vida comienzas a tener mayores ingresos, por lo que una parte de ellos debe destinarse a una inversión que genere réditos, de preferencia con algún sistema automatizado.
  3. Tener seguro médico. Para estas alturas, ya sabes que no eres invencible, por lo que es conveniente que ya tengas contratado un seguro de gastos médicos. Si aún no lo tienes, éste podría ser un buen año para empezar.
  4. Pensar en un seguro de vida o gastos funerarios. Aprovecha para dejar tranquilidad en lugar de problemas.
  5. Plan Personal de Ahorro para el Retiro. También para este momento, sabes que en algún punto no podrás – o querrás- seguir trabajando, y lo mejor será contar con los recursos suficientes para vivir tranquilamente.
  6. Visión de seguro educativo. Si tienes hijos, o estás por tenerlos, esta previsión te quitará una preocupación de encima, comienza a ahorrar para su educación. Si decides no tenerlos, piensa en que siempre puedes aprovechar la inversión educativa en tu formación profesional.
  7. Ahorrar con el objetivo de tener un patrimonio. Ya sea que lo quieras para ti o para arrendar, comienza a concretar tus planes para comprar una propiedad.
  8. Evitar las deudas. Si no puedes pagarlo, no es el estilo de vida que te conviene, punto.
  9. Acabar con tus deudas. Si vienes cargando compromisos y deudas desde los 20, es momento de terminarlos, el porcentaje de ingresos que dedicas a pagar deuda no debe ser mayor al 30%.
  10. Presupuestar. Para todo lo anterior necesitas disciplina y orden, parte de ello es comenzar a planear tus gastos y dejar de recopilarlos a fin de mes.
  11. Domiciliar o automatizar pagos. Evita recargos y comisiones costosas, aprovecha las opciones que tu banco te ofrece.
  12. Pensar en el mañana. Suena a cliché, pero los tiempos de abundancia ya deben enseñar y prepararte para las eventuales crisis.
  13. Vigilar los gastos hormiga. Sí, trabajas para vivir lo mejor posible y cumplir uno que otro antojo; pero a esta edad ya sabes que pequeños esfuerzos, como preparar tu café en casa, se traduce en un ahorro que puedes usar para otras experiencias placenteras pero un poco más ambiciosas, como las vacaciones anuales.
  14. Cortar las tarjetas de crédito que no necesites. Entre menos manejes, mayor será tu capacidad de pago.
  15. Ahorrar. Para este momento, debes ahorrar al menos el 15% de tus ingresos, además de lo que destines para tu retiro.
  16. Aprovechar los recursos. No se trata de comprar por gastar, enfoca tus compras para que lo que adquieras y tengas, realmente te sirva.
  17. Buscar siempre mejorar tus ingresos. Asciende, estudia, aprende una nueva habilidad, emprende. En pocas palabras, no te conformes.
  18. Lo que deseas no es lo que necesitas. Controla tus caprichos.
  19. No pagues intereses. Una buena gestión de tus finanzas debe incluir no pagar nunca intereses. La fórmula es pagar en tiempo y forma cada mes.
  20. Heredar la cultura del ahorro. Si tienes hijos, enséñales a ahorrar y porqué es importante.
  21. Meses sin intereses. Evítalos sobre todo en productos perecederos o en experiencias que terminan antes de que acabes de pagar, como ropa de temporada a 24 MSI.
  22. Cuidar de ti. Evita riesgos que pueden derivar en gastos imprevistos, mantente al tanto de tu salud.
  23. Deshazte de lo que genera un gasto y no usas. Si pagas una app o una membresía para usarla tres o cuatro veces al mes, busca pagar por ocasión u otra alternativa.
  24. Consumir con inteligencia. Si te casas con una marca, será difícil que conozcas otros productos que pueden ser mejores y más baratos.
  25. Aprovechar las ofertas. Compara precios y compra en oferta, es una forma eficaz de adquirir lo que necesitas y ahorrar.
  26. Usar al máximo los beneficios de tu banco o tarjeta. Infórmate y usa los puntos, las promociones exclusivas y precios especiales.
  27. Aprovechar los medios de transporte alternativo. Dejar el auto un par de días a la semana mejorará tu salud y tus finanzas.
  28. Mantenimiento. Si es necesario que uses el auto diario, dale un buen servicio constante para evitar que represente un gasto mayor más adelante.
  29. Reciclar. No, no se trata de unirse a campañas radicales, pero sí de consumir menos y ahorrar.
  30. Ajustarse. Si sales de casa por la mañana con un presupuesto determinado para todo el día, será más fácil saber en qué gastas y no excederte.

Los 30 es una de las etapas más productivas e intensas de la vida, ¿cuántos de estos hábitos para vivir financieramente saludable has logrado dominar ya?

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: coru

Blog: coru.com

Página web: coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Infraestructura, ¿qué determina su viabilidad?
Por

No obstante que existan evaluaciones favorables del impacto ambiental y social, es indispensable realizar el análisis de...