Tal como lo teníamos previsto, este 1 de mayo de 2019, recibimos el Día Internacional del Trabajo no sólo conmemorando a los mártires que rindieron lucha y sus vidas para el reconocimiento de las conquistas de las bases trabajadoras, sino también lo recibimos con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto que reforma de manera más trascendente la Ley Federal del Trabajo y otros ordenamientos, incitando a la mayor metamorfosis evolutiva en las relaciones laborales de nuestro país, aquí lo importante será recorrer ese camino que nos permita llevar el “incitar” al “provocar”, ya que para reformar una legislación aunque no es labor sencilla, se encuentra esta tarea en manos de nuestros legisladores, pero el cambiar de forma radical para llevar a su evolución las relaciones de trabajo, es tarea de todos los actores involucrados que sobra decir que somos todos, patrones, trabajadores, sindicatos, etc.

La Reforma que ayer nos despertó tocando la puerta de todos los mexicanos sabemos bien que se debe significativamente a la presión que se ejerció desde nuestros vecinos países norteños que solucionaron condicionar al Estado Mexicano este cambio laboral para acceder a firmar el Tratado México, EU, Canadá, para procurar mejores condiciones para los obreros mexicanos para elevar nuestra competitividad en calidad y no sólo ser atractivos a la inversión por la mano de obra barata.

Vale la pena puntualizar cuales fueron los temas de principal trascendencia que modifica esta Reforma, y como primer tema tenemos la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, en esencia porque a lo largo de la historia de estos tribunales de pleno derecho fueron muchos sus cuestionamientos y críticas acerca de su dependencia del Poder Ejecutivo y la falta de autonomía en sus resoluciones, como por ejemplo su papel dócil y servil en el caso de la desaparición de Luz y Fuerza del Centro. También es cierto que estos tribunales jamás fueron dotados de los recursos económicos, materiales y humanos suficientes para abatir el histórico rezago que aún es un problema por solucionar en los próximos ocho años. Por lo cual la reforma constitucional de 2017 desaparece las Juntas de Conciliación y Arbitraje para crear Tribunales Laborales dependientes del Poder Judicial, terminando de esta manera el tripartismo en la resolución de conflictos laborales, y evitando los casos de corrupción, ya que es bien sabido que en el Poder Judicial a nivel federal y local con por completo ajenos los casos de corrupción.

Como las Juntas de Conciliación y Arbitraje no solamente tenían a su cargo labores jurisdiccionales sino también administrativas, esta reforma crea órganos autónomos locales encargados de la labor conciliatoria que será una instancia previa de agotamiento obligatorio para poder acceder al procedimiento laboral, así como crea también el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (Cefecorel) para la labor conciliatoria a nivel federal, así como para llevar a cabo la labor registral de sindicatos, contratos colectivos, reglamentos interiores de trabajo. Este Cefecorel contará con oficinas en cada una de las entidades federativas, ya que se encargará del concentrado total de registros independientemente de si se trata de competencia local o federal según el objeto de la empresa o del sindicato.

Otro de los temas más importantes de la Reforma Laboral, posiblemente el más importante a mi criterio es el fortalecimiento de la democracia sindical a través del voto libre y secreto para elegir las directivas de los sindicatos, se establece también un método muy similar al que conocemos para elegir a nuestros gobernantes; ahora bien, para elegir a los líderes sindicales  se contarán con boletas, casillas, mamparas y la posibilidad del auxilio de las autoridades laborales o incluso de seguridad pública con el propósito de garantizar el voto libre y secreto de los trabajadores.

En este mismo sentido que busca garantizar la libertad sindical y la negociación colectiva, conceptos establecidos en los Convenios Número 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo se buscan garantizar por medio de la consulta previa a los trabajadores para los emplazamientos a huelga por firma de contrato colectivos, lo cual se presume evitará los fenómenos de extorsión sindical, así como los famosos contratos colectivos de protección patronal que se firman a espaldas de los trabajadores, para ello un requisito previo a cualquier acción de emplazamiento a huelga o depósito de contrato colectivo será la Constancia de Representatividad, que será el resultado de la consulta a los trabajadores en el centro de trabajo, esto quiere decir que a los patrones les va a tocar lo que nunca, sentarse en verdaderas mesas de negociación colectiva con su contraparte; los sindicatos, y asimismo los sindicatos tendrán que aprender a negociar efectivamente, por y para beneficio de los trabajadores.

Otro de los puntos tocados en la Reforma y de mucho interés entre la población es el régimen de los trabajadores del hogar en el cual se establece la obligación de los patrones de dar de alta y pagar las cuotas correspondientes al IMSS, el cual iniciará su vigencia una vez que se aprueben y entren en vigor las adecuaciones normativas necesarias para la incorporación formal de las personas trabajadoras del hogar en el régimen obligatorio de seguridad social, lo cual quiere decir en buen castellano, que queda pendiente y sujeto a su adhesión en la Ley del Seguro Social.

Me gustaría recordar lo que hemos dicho ya en algunas de nuestras entregas anteriores, el primer paso que damos es esta Reforma que tiene como sentido garantizar los derechos colectivos de sindicatos y de trabajadores que muchas ocasiones llevan sentidos diferentes, debemos de seguir buscando un sano equilibrio entre los factores de la producción que fortalezcan la negociación colectiva, los derechos contractuales, y como consecuencia el desarrollo industrial y la productividad, que se traduzca en beneficios para todos, para trabajadores, para patrones y sus familias. Necesitamos de la influencia extranjera una vez más para reorientar en este caso la vida laboral, busquemos ahora no ser un país atractivo a la inversión por su barata mano de obra, o por su nulo respeto por los derechos laborales, ahora nuestra producción debe de buscar la calidad, el cambio legal de las relaciones laborales no repercute positivamente, si no trae un cambio real de cultura laboral, y eso es tarea de todos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: valente-quintana

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Irrupción de Biden en contienda 2020 atrae la atención de Trump
Por

Asimismo desconcertó a algunos de sus aliados, que creen que el veterano político es un rival potencialmente peligroso p...