El gobierno de Andrés Manuel López Obrador declaró desierta la licitación de la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, debido a que las empresas que presentaron sus proyectos excedían el presupuesto o preveían terminar en un mayor tiempo a los tres años que desea el presidente.

Debido a ello, la edificación será llevada a cabo por Petróleos Mexicanos (Pemex) y el gobierno federal, a través de la Secretaría de Energía (Sener).

La responsable de las obras será Rocío Nahle, titular de la Sener, quien despachará desde Villahermosa, capital de Tabasco, señaló el mandatario en su conferencia de prensa “mañanera”.

Acompañado de Nahle y Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, López Obrador dijo que la nueva refinería en el sureste mexicano comenzará a construirse el 2 de junio y estará terminada en mayo del 2022; además de que generará 100,000 empleos.

En su participación, Nahle indicó que la obra tendrá 8,000 millones de dólares como inversión máxima.

Detalló que la licitación, con la cual se hizo una invitación restringida a cuatro empresas, se declaró desierta porque una firma declinó y las otras tres incumplían en las bases de la convocatoria.

Al respecto, el titular del Ejecutivo afirmó que las empresas no garantizaban respetar el presupuesto ni cumplir con los 3 años.

“Unas (empresas ofrecieron) 10 (mil millones de dólares), otras 12 (mil millones de dólares). Pero se pasan de los 8 (mil millones de dólares) y también en el tiempo: sólo una se comprometía a tener la refinería en el 2023”, justificó.

Además, López Obrador aseguró que el gobierno ya tiene disponible 50,000 millones de pesos, una tercera parte del presupuesto, los cuales provienen de ingresos propios y no de deuda.

Las firmas invitadas a la licitación fueron la estadounidense Bechtel, que compitió en consorcio con la italiana Techint; la australiana WorleyParsons en consorcio con la estadounidense Jacobs; así como la francesa Technip y la estadounidense KBR.

Dos Bocas, una promesa de campaña de AMLO, acrónimo del presidente, será la séptima refinería de Pemex y forma parte de un plan gubernamental para reducir las crecientes importaciones de gasolinas. Sin embargo, expertos aseguran que la endeudada petrolera debería enfocarse más en exploración y producción que en refinación.

El proyecto podría aumentar la carga financiera de Pemex, la compañía petrolera más endeudada del mundo y que se encuentra al borde de perder su grado de inversión.

“Vamos a que nos cueste 160,000 millones de pesos, en tres años, no más. Para que salga en tiempo y con este presupuesto necesitamos hacerla nosotros de manera directa, con el apoyo de los técnicos y los trabajadores mexicanos”, dijo AMLO.

Con información de Reuters

Te puede interesar:

La demanda adicional de gas natural se duplicará al final del sexenio de AMLO

 

Siguientes artículos

La demanda adicional de gas natural se duplicará al final del sexenio de AMLO
Por

De acuerdo con el Cenagas, la demanda potencial total manifestada en 2024 será de 3,525 millones de pies cúbicos diarios...