Para no “malbaratar” el petróleo en el extranjero, el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende aumentar la refinación, mientras la demanda de gasolina va en caída libre y la capacidad de almacenamiento del país está por saturarse.

El mandatario dijo que en abril Pemex elevó el procesamiento de crudo en sus refinerías a 800,000 barriles diarios, desde los 465,000 de febrero, y espera subir la cifra a un millón durante mayo.

“¿Qué significa esto? Que vamos a poder producir más gasolinas en México y dejar de comprar gasolinas en el extranjero. Y esto nos ayuda a atemperar la crisis por el desplome en los precios del petróleo crudo”, declaró el político tabasqueño durante su conferencia matutina del 21 de abril.

Pero los últimos datos disponibles de la Secretaría de Energía (Sener) revelan que la demanda nacional de gasolina se desplomó en 96,000 barriles diarios o 12% durante la última semana de marzo de 2020, tras la declaración de la fase 2 de la contingencia sanitaria por la pandemia de coronavirus covid-19, un hundimiento sin precedentes en el mismo periodo de los últimos cinco años.

El sector gasolinero ha registrado una caída promedio de 60% en sus ventas nacionales y estimó que probablemente se hundan 80% durante la fase tres de la contingencia sanitaria, que incluye restricciones de movilidad más severas en los principales mercados de combustibles del país, como Jalisco y la Ciudad de México.

Aquí la historia: Ventas de gasolina se desplomarán 80% en fase 3 de coronavirus

“La demanda de combustible se ha destruido por la contingencia sanitaria”, comentó Luis Miguel Labardini, especialista y socio de la consultoría energética Marcos y Asociados.

El desplome de ventas de México no es un caso aislado en la región. Países como Argentina, Colombia y Ecuador enfrentan un hundimiento en sus ventas de 90 y 75%, respectivamente, de acuerdo con datos de
Comisión Latinoamericana de Empresarios de Combustibles (CLAEC).

Y la recuperación tampoco es prometedora. Durante los siguientes 12 meses, la demanda mundial de combustibles se reducirá en 4.6 millones de barriles diarios o 9.6%, estimó la firma Rystad Energy.

Almacenamiento saturado

El gobierno de López Obrador también enfrentará el reto de almacenar el combustible que pretende refinar mientras los precios del petróleo mejoran.

Hoy Pemex tiene al menos 70 buques tanque, con combustible importado, rentados como almacenamiento flotante por la falta de capacidad en sus Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR). Cada embarcación tiene un costo de 20,000 a 30,000 dólares por día.

La compañía que dirige Octavio Romero Oropeza cuenta 77 rerminales con una capacidad para casi 12 millones de barriles de petrolíferos, según datos de la Secretaría de Energía (Sener).

“Su infraestructura puede almacenar 1,900 millones de litros de petrolíferos lo cual promedia 2.9 días en inventarios para el abasto en el país (3.4 días de gasolinas, 3.4 días de diésel y dos días de turbosina)”, de acuerdo con un reporte de PwC en 2019.

Sigue las noticias del mundo de la economía y los negocios en Forbes México

Pero la mayoría de la capacidad está casi tope por la producción e importación de petrolíferos que no puede colocarse en el mercado nacional debido a la mínima actividad económica ocasionada por la pandemia y las medidas de distancia social.

Los inventarios de gasolina y diésel sumaron un total de 9.3 millones de barriles almacenados durante la última semana de marzo, según Sener, cuando se declaró la fase 2 de la emergencia sanitaria por covid-19, situación que intensificó el cese de la actividad económica en el país.

“Refinar 400,000 barriles suena excelente, pero tengo mis dudas de que el gobierno y Pemex tengan la capacidad de refinar más crudo y el suficiente almacenamiento”, comentó el director de la consultora energética IPD Latin America, John Padilla en entrevista.

El especialista citó el caso del combustóleo, otro producto derivado de la refinación petrolera para generación eléctrica, pero sin competitividad de costo contra el gas natural o fuentes de energía renovables.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En febrero de este año, la compañía mexicana solo vendió solo 42,000 barriles diarios de combustóleo frente a 123,400 que produjo.

“Los números de febrero son de ellos y eso muestra que la producción fue mucho más alta que sus ventas. Implica que no tiene suficiente mercado. No puede venderlo, el problema es: ¿qué va a hacer con ese combustóleo?”, cuestionó Padilla.

Durante la segunda mitad de abril, el gobierno extendió hasta el 31 de mayo la cuarentena nacional para frenar al covid-19, que ha matado a 970 personas en un mes, lo que significa un mes más de estragos económicos.

Forbes México consultó a Sener y Pemex sobre el tema, pero no obtuvo respuesta.

 

Siguientes artículos

Jesús Seade OMC
Sacaré a la OMC del hoyo profundo en el que está: Jesús Seade
Por

El mexicano, candidato a dirigir la OMC, señaló que ni China, ni estados Unidos están interesados en romper con el organ...