Dos años después de prometer cancelarlas en caso de ser elegidos, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial izquierdista, parece tener un cambio de opinión sobre las reformas de la industria petrolera de 2013 que abrieron el sector energético del país a la inversión privada.

Según Bloomberg, quien llegara en segundo lugar en las elecciones presidenciales de 2006 y 2012, López Obrador, de 64 años, ha revisado la mayoría de las licitaciones de petróleo adjudicadas a compañías privadas y llegó a la conclusión de que son beneficiosas para México, dijo durante una entrevista su principal asesor de negocios, Alfonso Romo.

AMLO, como se conoce a quien actualmente lidera las encuestas, descubrió que las subastas fueron bien ejecutadas y transparentes, dijo Romo en su sede en Ciudad de México de Vector, la firma de corretaje que posee.

“Lo que hemos visto en el proceso de licitación es que son muy buenos para el país, están bien hechos, y hasta hoy no tenemos quejas”, afirmó.

PUBLICIDAD

Lee también: Exclusiva | Éste es el plan energético de AMLO si gana la presidencia

Si bien no es un respaldo total, López Obrador hizo un gesto ante las preocupaciones de los inversionistas y respaldar los contratos petroleros representa un cambio en relación a su rechazo anterior a los acuerdos que dijo fueron otorgados por un gobierno poco confiable.

Esas críticas generaron preocupación de que López Obrador pudiera cancelar proyectos petroleros cuyo valor total sería de hasta 153 mil millones de dólares en inversiones a largo plazo, de acuerdo con el mejor escenario de la Secretaría de Energía para los 91 contratos.

Romo, quien ha buscado generar acercamientos de López Obrador con la comunidad empresarial, dice que el candidato se ha moderado de su compromiso de hace dos años de poner fin a la reforma energética de México.

El asesor del candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) insiste en que el político tabasqueño ha llegado a la conclusión de la necesidad de financiamiento privado en el sector, incluida la posibilidad de asociaciones privadas para dos nuevas refinerías que planea construir.

Romo, quien fuera designado el 15 de febrero responsable de estrategia y enlace con empresarios, gobiernos y sociedad civil de la campaña de López Obrador, dijo que el resto de los contratos petroleros aún deben ser revisados ​​porque acaban de ser adjudicados, y que se hará de buena fe.

Sin embargo, esta nueva flexibilidad aún no ha sido expresada directamente por el aspirante presidencial, quien apenas el 18 de febrero repitió su promesa de detener la privatización de bienes y servicios públicos, aunque no mencionó el petróleo entre los ejemplos que dio.

También mantuvo otras posiciones polémicas. López Obrador aún insiste en trasladar un nuevo proyecto de aeropuerto de 13 mil millones de dólares, que ya está en marcha, a un nuevo sitio que argumenta será mucho más barato y evitará el cierre del actual aeropuerto de Ciudad de México.

El ex jefe de Gobierno de la capital del país tendrá que convencer a los inversionistas de que incluso si se pierde algo de dinero desmantelando el sitio de la construcción, se recuperará con el nuevo proyecto más pequeño, según Romo.

Los inversionistas han expresado su preocupación sobre el costo de poner fin a un proyecto tan masivo y de reestructurar miles de millones de dólares en deuda vinculada al nuevo aeropuerto.

Romo responde que una ciudad tan grande como la capital de México debe tener dos aeropuertos en caso de un desastre natural. Reducir el tamaño del proyecto también ayudará a López Obrador a alcanzar su objetivo de déficit cero, de acuerdo con el asesor.

Sobre el tema de Venezuela, el puntero en las encuestas tampoco ha cambiado mucho. López Obrador ha dicho que no gobernaría como Nicolás Maduro. Las políticas del mandatario sudamericano han llevado a su país a la ruina económica y su represión de las protestas del año pasado, incluido el forzar a sus oponentes al exilio, llevó a Estados Unidos a imponer sanciones a los funcionarios del gobierno de Maduro al tiempo que lo califica de dictador.

“Ha estado diciendo abiertamente ‘no tengo tratos con Venezuela'”, dijo Romo. “Más no va a decir. Me encantaría que lo dijera. No lo hará”.

Romo dijo que la promesa de López Obrador de que no tiene vínculos con Venezuela es suficiente para él, especialmente porque México necesita enfocarse en resolver sus propios problemas antes de intervenir en los de otras naciones.

El tema es delicado porque en 2006 López Obrador perdió el apoyo en las encuestas cuando se presentó a la presidencia por primera vez, luego de que grupos empresariales sacaran anuncios que lo comparaban con el entonces presidente venezolano Hugo Chávez.

 

Siguientes artículos

Un PREP lento pone a luchar al INE contra la incertidumbre
Por

En la jornada electoral del 1 de julio, el PREP comenzará a fluir más tarde y tendrá apenas un avance de 12% a la median...