El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó este miércoles que participa personalmente en la negociación de contratos de gasoductos con varias empresas nacionales y extranjeras, con la cual espera tener resultados pronto.

“Vamos muy bien, no hemos dejado de dialogar, yo estoy participando personalmente en la mesa, ayer, el lunes, ayer martes, hoy miércoles, estamos personalmente atendiendo este asunto y vamos por buen camino”, afirmó en su conferencia de prensa matutina.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) pidió a fines de junio la nulidad de algunas cláusulas de varios ductos a una sociedad entre IEnova –filial de la estadounidense Sempra Energy– y la canadiense TC Energy; a una filial del local Grupo Carso y a Fermaca, controlada por el fondo suizo Partners Group.

El mandatario ha denunciado que los contratos son “leoninos” porque contienen condiciones que lesionan el erario y que por ello se estaba pidiendo el arbitraje internacional.

No obstante, luego fue suavizando su posición y dijo que aceptaba una tregua para que las empresas y la CFE negociaran cambios.

Lee: ¿Qué pelea la CFE con las constructoras de los gasoductos ‘leoninos’?

Este miércoles, López Obrador reconoció la actitud de las compañías para acceder a las modificaciones de los contratos.

“Estamos llegando a acuerdos, estamos avanzando en llegar a acuerdos con las empresas que construyeron los gasoductos, pero porque ellos están en una tesitura, están manifestando que quieren contribuir a que no se afecte la hacienda pública, que no quiebre la Comisión Federal de Electricidad, porque fue –en otros tiempos, según nuestra visión– fue un exceso contratar estos gasoductos o el transporte de gas en exceso, incluso ductos que no llevan a ninguna planta termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad”, indicó.

El titular del Ejecutivo reprochó que en años pasados se pensó en hacer negocios con los ductos, pero no tomaron en cuenta las necesidades del país en materia de generación de energía.

“Nos falta gas en la península de Yucatán y nos falta gas para que no haya apagones en Baja California Sur, tenemos ahí problemas, pero no están contemplados los proyectos con ese propósito”, mencionó.

Para llevar gas al sureste, el mandatario propuso que se le cambie la dirección al gasoducto que se construyó en la época del presidente José López Portillo, el cual generó polémica porque se acusó que México le entregaría su gas a Estados Unidos.

“Ahora la paradoja, la contradicción es que, en vez de llevar el gas a Estados Unidos, el ducto, el tubo se va a utilizar para traer el gas de Estados Unidos”, lamentó.

Con información de Reuters

No te pierdas: Estados Unidos también pierde con disputa de CFE por gasoductos

 

Siguientes artículos

Refresqueras y fabricantes de botanas dicen sí a la campaña de salud de AMLO
Por

López Obrador impulsará una campaña para que la población coma saludable y se eviten enfermedades relacionadas con malos...