Las mujeres en México representan más de la mitad (51.4%) de la población del país. Son una fuerza decisiva para el desarrollo económico y social, así como las protagonistas en el camino para lograr la paz y la reconciliación. Sin embargo, por años se ha limitado su empoderamiento. Por ello, buscaremos un Estado más igualitario, inclusivo, diverso y garante de los derechos de toda la ciudadanía; un gobierno que velará por una perspectiva de género transversal en todas las políticas económicas, sociales y culturales.

 

Justicia

Nuestra prioridad será mejorar el acceso de las mujeres a este tema, a partir del fortalecimiento operativo de los centros de justicia, asegurando la aplicación adecuada de los protocolos y normas existentes. Se reforzarán los mecanismos de sanción a los servidores públicos que no cumplan con la normativa existente, y también se proporcionará espacios permanentes de capacitación en igualdad de género. Actualmente, de cada 100 casos de agresión sexual contra mujeres, sólo seis se denuncian y, de ellos, sólo una tercera parte son consignados ante un juez.

PUBLICIDAD

 

Política socioeconómica e igualdad laboral

La pobre aplicación de la ley en términos de derechos económicos y sociales es la causa más grande de la des-igualdad entre hombres y mujeres. Por ello, aumentaremos el gasto público para atender de manera prioritaria sus necesidades de vivienda, salud, educación y alimentación. En materia de salud, nos aseguraremos de que las mujeres tengan acceso integral y pleno a servicios de calidad que respondan a sus necesidades. Educaremos para construir ciudadanía comprometida con el cambio y la transformación del país a partir de la igualdad de género.

Nuestra mayor preocupación es garantizar que todas las mujeres tengan acceso a una vida segura, por lo que entendemos que es necesario gobernar con apego al respeto de los derechos humanos, sin estereotipos de género ni desigualdades. Diseñaremos un programa integral que acompañe las iniciativas económicas de las mujeres, desde su planeación hasta su ejecución. Esto permitirá definir su viabilidad, ofrecer apoyo financiero, recursos técnicos y materiales, así como asesoría y acceso a mercados diversos. Queremos que las mujeres conviertan sus emprendimientos en empresas.

Como parte de la revisión y reestructura del gasto público, buscaremos maximizar el presupuesto etiquetado para igualdad de género. Nos aseguraremos de que, en la planeación de políticas públicas, se incluya una perspectiva de género y derechos humanos. Asimismo, estableceremos un programa que promueva oportunidades de empleo para las mujeres y fortaleceremos la inspección laboral para romper con dinámicas discriminatorias. Esto contribuirá a erradicar la brecha salarial y a que más mujeres lleguen a puestos de toma de decisiones.

Por último, nos aseguraremos de que la Ley Federal del Trabajo no discrimine y que incluya el trabajo doméstico, con su integración en la seguridad social.

Lee también: Declaratoria Forbes: ¿Y la igualdad de género, candidatos?

 

Participación y representatividad

Así como nuestro gabinete es paritario, queremos que las mujeres tengan participación plena en todos los niveles de gobierno. Nos aseguraremos de seguir promoviendo la eliminación de los obstáculos que condicionan la participación de las mujeres en decisiones públicas.

La gobernabilidad democrática requiere acciones inmediatas de seguridad ciudadana, con planes y programas que atiendan la violencia y discriminación por motivos de género. Se hará una evaluación seria para fortalecer las políticas existentes, como la Alerta de Violencia de Género, y se desarrollarán políticas innovadoras que permitan atender este fenómeno.

 

Derechos sexuales y reproductivos

Se promoverán políticas públicas que generen las condiciones para el pleno respeto y garantía de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Una de nuestras prioridades será la prevención del embarazo en adolescentes, mediante el fortalecimiento de programas de educación integral en la sexualidad. Asimismo, mejoraremos el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva que permitan que las jóvenes y las mujeres no mueran durante el embarazo, el parto y el puerperio, así como la libertad de decisión sobre su maternidad.

No podemos transformar este país mientras la vida de alguna mujer siga atravesada por la discriminación, violencia y desigualdad. Tenemos que caminar con todas las mujeres. Sin ellas, cualquier progreso es parcial.

 

La búsqueda de la igualdad de género será uno de los temas principales durante el próximo Foro Forbes Mujeres Poderosas, sigue la transmisión en vivo a través de Forbes.com.mx

 

Siguientes artículos

José Antonio Meade: Las mujeres como factor de cambio que necesitamos
Por

En el marco del Foro Forbes Mujeres Poderosas, los aspirantes a la presidencia enlistaron sus propuestas para promover l...