De la misma forma que se requieren estudios de factibilidad económica, social y técnica para la integración de un proyecto de infraestructura pública, para la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco será necesario la elaboración de estos análisis que acrediten que parar esta obra es más factible que continuar con ella.

La contratación de la elaboración de estos documentos no podrá llevarse a cabo hasta que se encuentre en funciones el nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, es decir, a partir del 1 de diciembre, advirtió Ignacio García de Presno, socio líder de asesoría en infraestructura en KPMG México.

“Sí es posible cancelar una obra de infraestructura que ya está en proceso, pero esta decisión, como cualquier decisión de gobierno, debe de estar sustentada en estudios técnicos justificativos que cubran los ámbitos técnicos jurídicos y financieros para el gobierno en proceso. Las desiciones de gobierno de infraestructura pública con cooperación público programa siempre deben estar fundamentadas en estudios”, apuntó el especialista.

A través de estos estudios se debe comprobar que los beneficios de cancelar una obra pública son mayores a los que generaría la obra una vez que se concluya. Y deberán de integrar no sólo el costo de la terminación anticipada de los contratos de los proveedores sino de remediación de la zona una vez que concluya la obra.

PUBLICIDAD

También puedes leer: Tres cosas que preocupan a los inversionistas por cancelación de NAIM

“La cancelación de los contratos de los prestadores de servicio tendrá un costo y versará en penalizaciones, costos no recuperables del contratista, en algún caso daños y perjuicios si los hubiera”, dijo en entrevista con Forbes México.

En caso de no justificar que la cancelación de la obra de infraestructura más ambiciosa de Enrique Peña Nieto, el gobierno de López Obrador podría incurrir en daños patrimonial a la nación, toda vez que podría provocar un costo a la nación sin justificación alguna.

“No se puede cancelar un contrato que no ha incurrido en incumplimiento nada más porque el funcionario público lo considera tiene que justificar sus decisiones”, señaló el especialista.

En este periodo los contratistas que trabajan actualmente en el NAIM están blindados a continuar con las obras toda vez que podrían incurrir en incumplimiento de contrato.

“El anuncio nos deja a todos en incertidumbre porque no sabemos los mecanismos a través de los cuales se va a hacer este proceso de cancelación, el marco legislativo es claro en el sentido de arrancar una obra nueva y contratar obras públicas diferentes, para retirar lo que actualmente hay en el aeropuerto de Texcoco se tiene que hacer un nuevo contrato para esos servicios, además de contratar más especialistas”, señaló.

Luego de que se dieran a conocer los resultados de la Consulta Nacional aplicada del 25 al 28 de octubre, Andrés Manuel López Obrador, anunció que se cancelaría el NAIM.

Platts | La cancelación del NAIM en Texcoco preocupa a inversionistas en energía

 

Siguientes artículos

Tres cosas que preocupan a los inversionistas por cancelación de NAIM
Por

La preocupación obedece a un posible desbalance en las cuentas del gobierno, que lo obligue a asumir mayor deuda, de acu...