Forbes

Los profesores tienen en sus manos la oportunidad de transformar los modelos educativos con la introducción de tecnología y habilidades blandas, que sirvan como pilares para afrontar la cuarta revolución industrial.

“En México, hay una concepción negativa sobre los docentes y, en la realidad, la mayoría están muy comprometidos con su trabajo. Ese compromiso se traduce en grandes esfuerzos para ayudar a que el desarrollo de los niños y jóvenes esté más en línea con la Cuarta Revolución Industrial, que requiere habilidades tecnológicas y habilidades blandas”, dice Elisa Guerra, coautora del libro La enseñanza en la Cuarta Revolución Industrial.

La publicación explica que hoy convergen tecnologías digitales, físicas y biológicas que modificarán de manera fundamental la forma de vivir, trabajar y relacionarse. Incluso, se estima que 45% de los empleos actuales desaparecerán o serán modificados por los cambios tecnológicos.

“Los expertos en economía llaman a este fenómeno la Cuarta Revolución Industrial, la cual está marcada por la digitalización masiva, el Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial y la robótica. Los maestros son clave para que ese progreso le sea útil a la sociedad, en vez de propiciar su destrucción”, dice Guerra, reconocida por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como Mejor Educadora en América Latina y el Caribe.

Desde su perspectiva, la dinámica en las aulas debe cambiar para que exista una política pública que fomente habilidades tecnológicas.

“A veces se cree que, para enseñarle a los niños el uso de la tecnología, se necesitan conexiones potentes a internet o aulas súper equipadas. Los ejemplos de maestros alrededor del mundo nos muestran que es muy sencillo y que cambios pedagógicos pequeños ayudan a impulsar nuevos esquemas”.

El texto parte de entrevistas con maestros de varios países. Elisa Guerra cita un ejemplo de un grupo de profesoras en Colombia que, con sus propios celulares y computadoras, se conectaban vía Skype con otros docentes alrededor del mundo.

“Es una forma práctica de mostrar a los niños el uso de la tecnología, incluso hasta nociones de geografía y cultura de otros países. El trabajo de los docentes hoy requiere de mucha voluntad”, afirma.

Con ejemplos prácticos, el libro, calificado por Irina Bokova, exdirectora de la Unesco, como una lectura obligada, aborda los principales cambios en pedagogía alrededor del mundo, el reto de la inequidad y la importancia de que la educación tenga un enfoque personalizado.

“No todo se trata de tecnología; es importante reconocer que los conocimientos en materia de arte, música, ciudadanía global y liderazgo son altamente valiosos para el futuro. Los niños no sólo necesitan saber operar dispositivos, sino cómo relacionarse y dirigir proyectos sanamente”, añade Guerra.

Te puede interesar: La Cuarta Revolución Industrial llega a las aulas

  • El libro La Enseñanza en la Cuarta Revolución Industrial fue editado en 2019 por Pearson Education y consta de 192 páginas.
 

Siguientes artículos

López Obrador presentará el jueves el estudio de impacto de Santa Lucía
Por

El mandatario reiteró que el proyecto sigue adelante pese a la "lluvia de amparos" presentados en su contra y que la nue...