Los yihadistas que atacaron París nacieron entre 1982 y 2004, lo que nos ilustra sobre la edad que tiene la grieta en el tejido social francés.

 

Por Stephanie Henaro

Cuando se habla de los recientes ataques terroristas en París se habla de un contexto en que una creencia llevada al extremo ha sido el motor de algunos de los crímenes más atroces en contra de la humanidad. Sin embargo, más que un suceso que deba ser solamente asociado a un profundo dolor, la injusticia, la debilidad mental y/o la ausencia de juicio, este último debe ser observado como la expresión de un asunto mucho más complejo.

La falta de cohesión social experimentada en la Francia de las últimas décadas y la consecuente ausencia de un sentido de pertenencia en jóvenes árabes de segunda o tercera generación –que hoy entran en la categoría de millennials– han formado la grieta que preparó el camino para la injerencia externa. Así, pues, con el fin de contribuir a esclarecer este tema, a continuación esbozaré tres puntos que –aunque breves– se centrarán en el qué más que en el cómo.

  1. Nacionalismo religioso
    Los atentados en la Ciudad Luz representan la expresión de un efervescente nacionalismo religioso que va más allá de un simple fanatismo. La formación del Estado Islámico supone la constitución en el mundo real de la utopía política suní en que se llega a la creación de un Estado moderno equivalente a los Estados-nación europeos. (Algo no tan descabellado si se toma en cuenta que muchos países siguen gobernados por dictadores y monarcas que en muchos casos fueron puestos allí por los colonizadores.)
    En la región no existe una expresión nacionalista verdadera, por lo que lo que ocurre resulta mucho más serio que cualquier fanatismo. Se trata de un proyecto político que usa la religión como ideología, en que –más allá de la implícita obediencia– se incluye un sentido de pertenencia, que a la larga se vuelve una parte central en la identidad del individuo.
  2. Pasado no reconocido
    Francia tiene una historia reciente con la inmigración que ha intentado negar por muchas décadas –siendo hoy musulmanes el 8% de su población–. La aceptación o rechazo a éstos y sus descendientes se ha vuelto un debate central dentro de la sociedad, lo cual se puede apreciar en la medida de la aceptación que la población le tenga a partidos de extrema derecha.
    Por su parte, y como resultado de la cercanía de estos últimos a sus lugares de origen, éstos mantienen un sentido de “trasnacionalismo”, que con relación a la actitud de la sociedad francesa ante ellos puede oscilar entre un factor de aceptación o de separación, y hoy, mientras que éstos siguen siendo objeto de discriminación, la aceptación del Front National va en aumento, haciendo, así, que actitudes violentas ante la ausencia de identidad –proveniente del rechazo– sean de esperarse.
  3. Millennials, el continente perdido
    De los yihadistas que participaron en los atentados, todos habían nacido entre 1982 y 2004, lo cual –de acuerdo con los expertos– los hace parte de la Generación Millennial, y nos ilustra la edad que lleva esa grieta dentro del tejido social de la sociedad francesa.
    Los autores William Strauss y Neil Howe creen que cada generación tiene características comunes que le dan un carácter específico, con cuatro arquetipos generacionales básicos, repitiendo un ciclo.
    De acuerdo con su teoría, los millennials se convertirán en un grupo con un fuerte sentido de comunidad, tanto local como global, que aplicará con base en sus circunstancias, por lo que ante la ausencia de un sentido de pertenencia dentro de la sociedad francesa, su sentido de comunidad será expresado a través del nacionalismo islámico.

Stephanie Henaro es consultora en estrategias nacionales e internacionales. Tiene el grado de Maestra en Geopolítica, Territorio y Seguridad por la universidad de King’s College London.

 

Contacto:

Twitter: @HenaroStephanie

Facebook: Stephanie Henaro

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué Turquía está tan enojada con Rusia?
Por

Se sabe que ISIS obtiene una parte importante de su financiamiento vía la venta de petróleo en el mercado negro, y Putin...

También te puede interesar