Esta nota se publica originalmente en nuestra publicación hermana: Forbes Centroamérica, te invitamos a leerla: https://forbescentroamerica.com/

El estudio se encargó de analizar por hogar de mandato femenino y masculino los efectos del bienestar, la pobreza, desigualdad de ingresos y algunos Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS). Para Guatemala y el Salvador hizo un ejercicio prospectivo sobre los resultados de un alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA); en cuanto a Honduras fue respecto al aumento del Impuesto Sobre Ventas (ISV) en 2014.

Icefi mostró que el alza de las dos tasas dificultaría el cumplimiento del ODS 1 (fin de la pobreza) y del ODS 10 (reducción de las desigualdades). Asimismo, afectaría a las mujeres por lo que estaría incumpliendo con el ODS 5 (referido a la igualdad de género).

También el consumo de alimentos bajaría en los hogares guatemaltecos y hondureños, incumpliendo con esto el ODS 2 (erradicación del hambre). El gasto de los hogares se vería afectados en El Salvador y Guatemala, dificultando el ODS 11 (derecho de acceder a viviendas dignas y a servicios básicos adecuados); en cuanto a Honduras y El Salvador no se efectuaría el ODS 3 (salud y bienestar).

Estos datos arrojó el estudio, de acuerdo al alza del IVA/ISV en los países del Triángulo Norte:

  1. Guatemala: El incremento del IVA de un 12 al 15% podría llevar a 40,340 hogares a la pobreza
  2. El Salvador: Un aumento del IVA del 13 al 15% llevaría a más de 23,725 hogares en pobreza.
  3. Honduras: El alza al ISV operado en 2014 que subió la tasa aplicable a mercancías y servicios del 12 al 15%, pudo haber llevado a la marginación a más de 15,330 hogares.

Además señaló que respecto al ingreso equivalente para un incremento del IVA en Guatemala, el daño era mayor para los hogares de jefas de familia  y para las personas con menos ingresos, a diferencia de El salvador que el impacto sería tanto para jefes y jefas de familia.

En cuanto al aumento de la tasa del ISV en Honduras, el Icefi calculó que el ingreso compensatorio fue similar para los hogares con jefatura masculina y femenina. En el IVA el impacto fue positivo al haber una discriminación menor entre hombres y mujeres; comparado con los otros dos países, empero fue más severo en la reducción de ingresos.

Por tales datos presentados  en el estudio, Icefi mencionó que es necesario que los estados centroamericanos eleven sus ingresos tributarios, pero siendo cautelosos específicamente con el bienestar y la igualdad de género. Sumó la recomendación de que el diseño, aprobación e implementación de medidas fiscales sean en torno al género para el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Puedes leer: Mayor comercio desalentará a la migración

 

Siguientes artículos

salario mínimo
El salario mínimo, una promesa incumplida en América Latina
Por

La Organización Internacional del Trabajo estima que 92% de sus 186 estados miembros poseen normativas de salario mínimo...