Notimex.- Expertos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) presentaron sus avances de investigación sobre la hibernación humana, como una opción factible para futuras misiones espaciales a Marte u otros planetas dentro de 20 años.

La hibernación humana podría convertirse en una de las tecnologías más innovadoras que generarían un cambio radical en la manera de planear misiones espaciales.

De esa forma describió la ESA el potencial de los estudios de la Agencia enfocados en analizar las condiciones necesarias para poner a la tripulación en un estado de “animación suspendida” o de ralentización de sus procesos vitales hasta llegar a su destino.

Te recomendamos:
China prueba con éxito su ‘araña gigante de 4 patas’ que hará misión en Marte en 2020

Para ello, científicos de la ESA, en colaboración con investigadores de la Universidad de Múnich y de la Universidad Johann Wolfgang Goethe, Frankfurt, han investigado los aspectos que se deberían considerar en una misión espacial que utilice como recurso la hibernación humana para cumplir el objetivo.

Según el sitio web de la Agencia Espacial, Robin Biesbroek, miembro del centro de estudios de la ESA para futuras misiones espaciales, destacó que la hibernación humana requerirá de cambios en la infraestructura de las naves espaciales.

Los mecanismos de protección contra la radiación, la logística de las expediciones y las provisiones necesarias para garantizar la supervivencia de la tripulación en animación suspendida, explicó.

Además, el investigador destacó la necesidad de comprender los efectos de la hibernación en la salud física y mental de los humanos, así como los riesgos a los que se exponen al encontrarse durante días, meses o años en un estado totalmente estático.

También lee: La NASA planea enviar un robot para buscar agua en la Luna en 2022

Principalmente, se tendría que diseñar una nave espacial lo suficientemente autónoma para operar con inteligencia artificial y sin supervisión humana.

Jennifer Ngo-Anh, líder del equipo de la ESA, expuso que aún se debe trabajar por descubrir los mecanismos que ayudarían a reducir en 75 por ciento la tasa metabólica basal de los seres humanos; es decir, a un nivel similar al de los animales que hibernan durante el invierno.

Hasta la fecha, los principales estudios de la hibernación humana son de carácter genético y analizan aquellos genes que influyen en la regulación del apetito y los ritmos biológicos, principalmente, ante situaciones extremas, no sólo en situaciones climáticas extremas, sino también frente a la falta de recursos.

Al comprender la composición genética, se abre la posibilidad de preservar los órganos vitales, incluso, en reposo total, estableció el sitio web de la ESA.

Te recomendamos: La NASA realiza primera caminata espacial de la historia sólo con mujeres

 

Siguientes artículos

1 de cada 2 jóvenes en el mundo estudiaría una carrera enfocada en tecnología
Por

Las carreras o profesiones que son más populares entre quienes confían en la tecnología son el diseño de video juegos, d...