Los estados asociados repartieron 134 mil 800 millones de dólares en ayuda el año pasado.

 

Reuters

La ayuda para el desarrollo que envían países ricos a algunas de las naciones más pobres del mundo aumentó a un récord el año pasado, pero las contribuciones de Europa quedaron rezagadas en momentos en que la región intenta salir de la recesión.

PUBLICIDAD

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo que los estados asociados repartieron 134,800 millones de dólares (mdd) en ayuda el año pasado.

 

La organización indicó además que está considerando modificar su definición de lo que constituye ayuda.

Tras dos años de bajas en los presupuestos de ayuda al exterior, la cifra fue un 6% más alta que en 2012 y alcanzó su mayor nivel histórico, un resultado que la OCDE calificó de “alentador”.

Pero el alza estuvo impulsada por Gran Bretaña, que incrementó su ayuda en casi un tercio, y por Emiratos Arabes Unidos (EAU), cuyas contribuciones más que se triplicaron porque ofreció apoyo al Gobierno egipcio en medio de la agitación política en el país.

De los 28 miembros de la Comisión de Asistencia al Desarrollo (DAC, por su sigla en inglés) de la OCDE, 17 aumentaron su ayuda al exterior el año pasado, mientras que 11 la redujeron.

Varios países de la zona euro, que salieron de la recesión en el segundo trimestre de 2013, realizaron aportes más bajos, incluyendo a Francia, Grecia y Portugal.

La contribución de Holanda como porcentaje de su ingreso nacional bruto fue la más baja en casi cuatro décadas.

“La austeridad en la ayuda se mantiene en toda Europa, pese a que hay señales positivas de Reino Unido”, dijo Seamus Jeffreson, director de Concord, grupo europeo de ayuda.

La ayuda para el desarrollo de Gran Bretaña subió 28% a 19,000 mdd, mientras que los Emiratos Arabes aumentaron su tasa de ayuda a un 1.5% del PIB, el mayor porcentaje entre los 34 miembros de la OCDE. La organización dijo que hubo “medidas excepcionales para enfrentar las necesidades en Egipto”.

La OCDE ha estado debatiendo desde el año pasado si alterar su definición de ayuda, en el primer cambio que realizaría desde la década de 1970.

No está claro qué forma tendría, pero Concord dijo que le preocupaba que la definición se ampliase, lo que podría impulsar las estadísticas sin cambiar el valor subyacente de las contribuciones.

 

Siguientes artículos

Cemex, imposibilitado para salir de compras
Por

La fusión entre la suiza Holcim y la francesa Lafarge representaría una oportunidad para que Cemex adquiera los activos...