Por Abbie Rosner

2018 fue el año en que el cannabidiol (CDB) estuvo en boca de todos, gracias al gran auge de los medios de comunicación y la repentina y omnipresente presencia de una gran variedad de bebidas, lociones y productos de cuidado personal con infusión de CDB. También fue el año en que las «gomitas de CBD» alcanzaron el número 3 en los términos de búsqueda más populares de Google. Me atrevo a decir, arriesgadamente, que los Baby Boomers realizaron una parte significativa de esas búsquedas.

El CBD, un compuesto no intoxicante que se encuentra en el cannabis, se está promocionando como un remedio natural para el dolor crónico, el insomnio, la depresión y la ansiedad, entre otras afecciones. Y aunque la investigación para probar los resultados terapéuticos de la CDB aún está próxima, no es de extrañar que los adultos mayores de 50 años, que sufren la mayoría de estas condiciones, estén detrás de uno de los segmentos de mercado de más rápido crecimiento para los productos de CBD.

Dos desarrollos históricos del año pasado harán que sea mucho más fácil para los adultos mayores satisfacer su apetito por el CDB en 2019.

En una reconsideración histórica de la Clasificación 1 de cannabis, la FDA demostró estar dispuesta a reconocer que un componente de la mariguana en realidad tiene un valor terapéutico. Epidiolex del laboratorio GW Pharmaceuticals, fue el primer medicamento a base de cannabis que recibió la aprobación de la FDA, el CDB fue rescatado del exilio de la Clasificación 1, uniéndose al jarabe para la tos y los remedios contra la diarrea en la cómoda línea principal de la Clasificación 5.

Con la disponibilidad de nuevas cepas de cáñamo creadas especialmente para producir un alto contenido de CDB, los agricultores, procesadores estadounidenses y muchos otros a lo largo del flujo de ingresos están ansiosos por producir y distribuir la mayor parte de esta sustancia lucrativa que el mercado de rápido crecimiento puede acomodar. Y como se espera que las ventas de CBD en los Estados Unidos alcancen los 22,000 mdd para 2022, como lo proyectó la compañía de investigación de mercado de cannabis, Brightfield Group, la re-regulación del cáñamo en el Congreso es un buen motivo de celebración para muchos.

La FDA, sin embargo, se apresuró a frenar el anticipado festival del cáñamo. El comisionado de la FDA Scott Gottlieb emitió una declaración justo antes de navidad declarando que, a pesar de la nueva clasificación para el cáñamo, cualquier producto que contenga cannabis o CDB todavía está sujeto a las regulaciones de la FDA y está prohibido para el comercio interestatal.

Sin embargo, una visita a cualquier tienda naturista o una búsqueda en línea mostrará que las advertencias de la FDA han sido en gran medida ineficaces para detener el flujo de productos de CBD. Para mantenerse seguros, los fabricantes simplemente evitan hacer declaraciones explícitas de beneficios terapéuticos en las etiquetas de sus productos. Esto puede hacer que los consumidores mayores dependan de Internet y las redes sociales para obtener orientación sobre cómo, o a qué dosis, un producto puede beneficiarlos potencialmente. Y debido a que los productos de CBD tienden a ser caros, esto se convierte en una propuesta costosa con resultados poco claros, particularmente para aquellos adultos mayores que tienen menos posibilidades de pagarlos.

Con los productos de CBD que actualmente residen en el área gris reglamentaria entre los suplementos dietéticos y los medicamentos, hay una buena razón para que los consumidores mayores sean cautelosos. Un estudio reciente que evaluó la precisión de la información de etiquetado de los productos de CBD adquiridos en línea, publicado en el Journal of American Medical Association, encontró que solo alrededor del 30% de los productos muestreados estaban etiquetados con precisión con respecto a los niveles de CBD y THC que contenían. Se encontró que algunos tenían niveles de CBD tan bajos que cualquier beneficio clínico potencial quedaba invalidado. Otros tenían niveles de THC lo suficientemente altos como para dar un ligero revuelo al consumidor desprevenido. Y para los muchos adultos mayores que son fuertemente reacios a experimentar cualquier psicoactividad de un medicamento de origen cannábico, un producto de CBD podría ofrecer más de lo esperado.

Reconociendo la urgencia de este desafío, el Comisionado de la FDA Gottlieb pronto convocará una reunión pública para discutir el CDB con las partes interesadas. Lo que es seguro es que, hasta que las autoridades puedan descubrir cómo responder a la gran demanda de productos de CBD, los consumidores deberán experimentar por su cuenta cómo evaluar y administrar mejor los productos que encuentran. Para los adultos mayores, esta puede ser una tarea extremadamente desalentadora. Mientras tanto, está claro que, a principios de 2019, la necesidad de normas uniformes para la fabricación, prueba, etiquetado y dosificación de productos de CBD ya es un problema urgente de salud pública.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Forbes.com. Abbie Rosner, escritora       independiente, se especializa en la industria emergente del cannabis con especial interés en la experiencia de consumo de los adultos mayores.

#Hola2019 | La mariguana recreativa será una realidad hasta 2020

 

 

Siguientes artículos

AMLO reitera: tenemos gasolina suficiente, no hay problema de desabasto
Por

'El momento es bueno, tenemos gasolina suficiente, es un asunto de distribución', aseguró el presidente López Obrador....