El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el viernes que un posible bloqueo de todos los barcos que comercializan el petróleo de su país tendría consecuencias «catastróficas», a propósito de las sanciones financieras que aplicó Estados Unidos a las operaciones de la petrolera estatal PDVSA.

Maduro se mostró desafiante al asegurar que «siempre tendrá mercados» para el crudo venezolano que en buena parte venían comercializando en Estados Unidos.

Frente a la posible designación de una directiva en Citgo, la filial de PDVSA en Estados Unidos, por parte del jefe de la oposición Juan Guaidó, a quien el gobierno de Donald Trump reconoce como presidente interino, Maduro advirtió que tendrá consecuencias legales.

En rueda de prensa este viernes por la mañana, Maduro dijo que el petróleo es del país y que nade se lo va a quitar, y que se pretende “destruir países independientes con el fin de apoderarse de sus grandes recursos naturales”.

“La prioridad ahora del venezolano es la estabilización de la economía, por encima de cualquier cosa, la segunda prioridad es la paz, con soberanía, y la tercera es la estabilidad política”, afirmó.

 

Transparencia del régimen

Maduro compareció ante los medios para combatir la crisis contra Venezulea que los medios han “fabricado”.

“Nos haremos escuchar por la Unión Europea, han ideologizado las relaciones con Venezuela y se han ido a la extrema derecha”, afirmó, justo el día después del encuentro de la mancomunidad con países de América Latina, llamado el Grupo de Contacto Internacional, en Montevideo.

En la reunión de este jueves, la EU, junto con ocho de sus Estados miembro (Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y Reino Unido) y tres países de América Latina (Costa Rica, Ecuador y Uruguay) acordaron emprender las garantías necesarias para asegurar que habrá elecciones presidenciales fiables en Venezuela lo antes posible.

El presidente cuestionado, dijo que estaba dispuesto a recibir al grupo de contacto: “Ojalá nos escuchen”, afirmó Maduro.

Mientras, la oposición se organiza para conseguir que llegue la ayuda humanitaria enviada por EU.

Este miércoles, agentes militares de la frontera bloquearon el paso de tres camiones en el puente de Tienditas, que une con la ciudad colombiana de Cúcuta.

Maduro ha calificado la entrega de asistencia básica de «show» y pidió que se repartiera entre los habitantes de Cúcuta.

También te puede interesar:

Países acuerdan garantizar elecciones y enviar asistencia humanitaria a Venezuela

 

Siguientes artículos

Fiscalía CDMX investiga a presuntos secuestradores en el Metro
Por

Los detenidos habrían intentado privar de su libertad a una joven cuando bajaba las escaleras para entrar a la estación...