El gobierno de Bolivia solicitó este lunes a la embajadora de México y al cónsul de España que se retiren del país andino, luego de que el gobierno mexicano denunció que autoridades bolivianas retuvieron los automóviles de funcionarios españoles que visitaron su residencia diplomática en La Paz.

“El gobierno (…) ha decidido declarar persona no grata a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado (y al) cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández”, dijo la presidenta boliviana interina, Jeanine Añez, quien solicitó que abandonen el país en las próximas 72 horas.

La decisión fue tomada por “daño a la soberanía del Estado boliviano” e incluye también a la encargada de negocios de España, Cristina Borreguero, y al grupo de elementos de guardias de seguridad de la sede diplomática del país europeo, precisó.

Al fundamentar su decisión, la mandataria se refirió al presunto intento de ingreso de los funcionarios españoles, que calificó de “subrepticio”, a la residencia de México en La Paz, capital boliviana, el pasado viernes.

Ambas representaciones diplomáticas lesionaron la dignidad y soberanía del pueblo boliviano, aseguró.

“La conducta hostil, intentando ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia de México en Bolivia, son hechos que no podemos dejar pasar y han generado consecuencias”, manifestó Áñez, encargada del Ejecutivo tras la renuncia de Evo Morales el pasado 10 de noviembre.

Por su parte, la canciller boliviana, Karen Longaric, aclaró que no se trata de una ruptura de relaciones diplomáticas con España o México, sino una sugerencia para que ambos gobiernos acrediten a nuevos diplomáticos en reemplazo de “quienes irrespetaron la soberanía de Bolivia”.

El pasado viernes, cuatro miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la policía española acompañaron a Borreguero y Hernández a una visita de cortesía a la embajadora mexicana Mercado en su residencia.

La residencia de la diplomática se encuentra desde el 10 de noviembre bajo fuertes medidas de seguridad, que incluye el vuelo de drones, a fin de evitar que nueve exfuncionarios del gobierno de Morales abandonen la residencia diplomática mexicana.

Lee: Continúa vigilancia policial y con drones a embajada mexicana en Bolivia

Mientras el grupo espera salvoconductos para abandonar el país, las autoridades de Bolivia que reemplazaron a Morales, han levantado diversas acusaciones contra ellos, y exigen su entrega, a lo que México se niega amparado en los protocoles internacionales en materia de asilo.

De acuerdo con la versión boliviana, los policías españoles, vestidos con su uniforme, intentaron ingresar a la residencia mexicana encapuchados, lo que fue impedido por los agentes que desde hace mes y medio presuntamente dan seguridad a la residencia mexicana.

A su vez, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México le instruyó a la embajadora Mercado regresar para salvaguardar su integridad.

“El gobierno de México toma nota de la comunicación por la que se declara persona non grata a la embajadora María Teresa Mercado. La Secretaría de Relaciones Exteriores ha instruido a la embajadora Mercado a regresar a México con el fin de resguardar su seguridad e integridad”, señaló la cancillería en un comunicado.

Agregó que “la Embajada de México en Bolivia quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, actual jefa de Cancillería de la Misión. Nuestra representación continuará operando con normalidad tras este movimiento”.

“El gobierno de México confirma que el actuar de nuestra embajadora, quién ingresó al Servicio Exterior Mexicano en 1982 y ha obtenido condecoraciones de naciones como Dinamarca y Países Bajos, siempre cumplió con los principios de política exterior consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Derecho Internacional”, señaló.

Por lo anterior, la cancillería mexicana reiteró su consideración de que “esta decisión es de carácter político”.

La relación diplomática entre Bolivia y México se deterioró luego de que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador otorgó en noviembre asilo político al expresidente Evo Morales, que renunció a su cargo a inicios de noviembre en medio de unas cuestionadas elecciones que había ganado.

Morales fue presionado a renunciar por las fuerzas armadas, en lo que él sostiene que fue un golpe de Estado.

Con información de Reuters y Notimex

No te pierdas: España y México conspiran contra Bolivia, señala expresidente Quiroga

 

Siguientes artículos

Bolivia
España y México conspiran contra Bolivia, señala expresidente Quiroga
Por

Reiteró sus descalificaciones por permitir la víspera que encapuchados en vehículos diplomáticos españoles, buscaron ing...