Llegó la pandemia de Covid-19 y nuestro mundo cambió para siempre en muchos aspectos: la forma de interactuar con otros, de trabajar, el trabajo remoto y los procesos en las empresas son algunos ejemplos para abordar cómo se están presentando estos cambios.

Hablemos primero sobre el teletrabajo, ahora se encuentra en una fase híbrida en la mayoría de las empresas y se está convirtiendo en una norma; porque no sólo tiene que ver con el tiempo, sino con la calidad de vida de los empleados y con la productividad en general. Con la pandemia, Facebook y Twitter han gestionado el trabajo remoto con una visión permanente para gran parte de su fuerza laboral.

El teletrabajo permite ahorrar muchas horas perdidas de traslado a la oficina y eso significa más tiempo con la familia, para ejercicio, para preparar alimentos saludables, disfrutar de todo aquello que nos gusta, que nos hace ser más felices.

También es más tiempo para ser productivos y eficientes. Un estudio de 2 años de duración elaborado por la Universidad de Stanford demostró que el home office incrementa un 13% la productividad y hace que los empleados sean un 50% menos propensos a renunciar.

La nueva tendencia, que inició en Corea del Sur y rápidamente se ha propagado a otras regiones del mundo, sostiene en su filosofía que la oficina puede acercarse a los hogares de los empleados, atendiendo sus necesidades.

¿A todo el mundo le gustaría trabajar en la oficina? No. ¿A todo el mundo le gustaría trabajar en su casa? No. ¿A todo el mundo le gustaría trabajar en una oficina remota muy cerca de su hogar? No. Pues esta tendencia contempla las tres posibilidades para buscar la mayor eficiencia y productividad de la compañía, de acuerdo con las necesidades de cada empleado. Muy interesante este planteamiento, ¿cierto?

Hablemos ahora de cómo la seguridad privada puede ayudar a impulsar el teletrabajo, el control, la eficiencia y, por supuesto, la protección de los empleados y los activos de la empresa, sobre todo en la gestión de las oficinas remotas cerca de los hogares de los empleados.

Para este artículo daremos por sentados los controles de gestión y de seguridad tanto en oficinas centrales como en hogares, que en teoría debieron ser implementados antes de la pandemia.

Una oficina que se instale al norte de la ciudad, para todos aquellos que viven en esa zona y elijan una oficina remota, debe contar con mecanismos, procesos y tecnología que permita un control de acceso eficiente de los empleados. Además, protocolos, aplicaciones y softwares de gestión que aseguren que los empleados están siendo productivos y eficientes, en buena medida por encontrarse en entornos seguros que faciliten un buen desempeño de funciones.

A través de estos mecanismos, debe controlarse el ingreso de personas no autorizadas, sobre todo porque se vuelve sumamente complicado cuando no existen sistemas gestionados por tarjetas electrónicas de acceso, por ejemplo; ya que nos encontramos ante una tendencia muy nueva y el personal que se presenta a laborar es muy variable, no tiene días fijos, ni horarios asignados previamente.

La implementación de todos estos mecanismos debe realizarse a través de expertos en seguridad privada de calidad, que se involucren con sus clientes desde el inicio del programa para establecer los protocolos necesarios y se conviertan en una parte esencial de la transición hacia un trabajo flexible más inteligente y productivo.

No hay marcha atrás en esta tendencia mundial. El 90% de los empleados encuestados en otro estudio afirmaron que después del Covid-19 no regresarían a tiempo completo a la oficina, por lo que las empresas que mejor sepan aprovechar el teletrabajo y la gestión de la seguridad, serán, sin duda, las que más ventaja y beneficios obtengan frente a su competencia en el mercado.

Lee también: Pruebas COVID-19 falsas, otra amenaza para las empresas

 

Siguientes artículos

Gráfico: cortesía de VTEX.
Estrategia omnicanal, clave tras nuestras ventas online: Deportes Martí
Por

La tienda de artículos y ropa deportiva reportó un incremento de 150% en ventas por internet, gracias a la estrategia de...