Desde 1755, Vacheron Constantin ha cultivado el arte de medir el tiempo, junto con un equipo de vanguardia que permite la fabricación de relojes excepcionales. Cada creación mezcla la sofisticación estética y el virtuosismo técnico, disparado por una pasión: la perfección horaria. 

El poder de los valores, “hacer mejor si es posible, y eso es siempre posible”, que escribió François Constantin en 1819, es la fórmula perfecta para resumir un esfuerzo constante por la excelencia. Esta búsqueda se ha convertido en una firma expresada a través del cuidado extremo a cada operación de detalle y acabado, así como al valor de explorar y dominar una gama de emocionantes desafíos relojeros.

El corazón de la artesanía perfecta

El 9 de agosto de 2004, Vacheron Constantin toma posesión de su nueva manufactura y sede internacional en Plan-les-Ouates, obra del arquitecto franco-suizo Bernard Tschumi. En este edificio de estilo futurista, inspirado en una estilizada media cruz de Malta, se encuentran reunidos, como antaño, la dirección, la administración y los talleres de producción.

PUBLICIDAD

La fábrica de Vacheron Constantin está equipada para manejar cada uno de los procesos involucrados en la creación y elaboración de relojes. Las habilidades tradicionales, sin duda, representan su herencia más preciada, ya que solo pueden ser aprendidas de la pericia de un verdadero maestro.

Desde el primer aprendiz contratado por Jean-Marc Vacheron en 1755, los mentores de la Maison han estado entrenando a jóvenes aprendices, así como a relojeros que viajan por todo el mundo para recibir esta experiencia y orientación.

 “Este sitio promueve el uso de la artesanía artística en la relojería y contribuye a la supervivencia de técnicas antiguas como esmaltado, grabado, gema y guilloché”.

Presencia y alcance global

El alcance de la marca y su servicio global cuenta con cerca de 1,200 empleados en todo el mundo, representada en 82 países a través de 68 boutiques, ubicadas en Asia, Europa, Oriente Medio, Estados Unidos y Japón, así como más de 360 distribuidores asociados.

Su prestigio es particularmente fuerte en los mercados de Suiza, Francia, Italia, Alemania y Rusia, así como en el continente asiático, en particular China, además de América del Norte.

Gracias a una red internacional de Centros de Servicio y talleres en Ginebra dedicados específicamente a relojes históricos y de tecnologías más complejas, la Maison garantiza la durabilidad de todos los relojes Vacheron Constantin producidos desde 1755, ya sea que requieran mantenimiento, reparación o restauración.

Te puede interesar. Vacheron Constantin: navegar los mares, conquistar el tiempo.

 

Siguientes artículos

Houston Methodist: La importancia de la asistencia médica a la medida
Por

De todo Latinoamérica, así como desde más de 90 países, cada 19 minutos una persona viaja al Houston Methodist para reci...