La competitividad económica de México proviene de varios factores: su capacidad de generar oportunidades de trabajo bien remuneradas, la creación de cluster de industrias capaces de abastecer mercados nacionales e internacionales y el valor que se le da a la innovación como parte del ciclo de una compañía, entre muchas otros.

 

Sin embargo, uno de los principales trampolines hacia una economía robusta es la logística y cómo el país se ha caracterizado por ser uno de los principales territorios en el mundo que ha sabido aprovechar su envidiable posición geográfica para enaltecer esta industria.

Uno de los factores que ha impulsado esto inicia en 2010, cuando la Secretaría de Economía y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal impulsaron varias iniciativas para el sector de transporte y logística; ambas Secretarías, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lanzaron el estudio del Sistema Nacional de Plataformas Logísticas, que analizó el territorio nacional, sus aptitudes económicas y realizó un inventario de infraestructura de transporte y logística.

PUBLICIDAD

En ese estudio, dice el BID, surgieron relaciones funcionales y nodos estratégicos que perfilaron macroámbitos logísticos y que dieron vida a 85 plataformas logísticas de 10 tipos diferentes en cada región del país.

“En términos generales, estas plataformas logísticas son áreas de concentración de actividades posicionadas estratégicamente en la red de transporte. Permiten que los productos puedan consolidarse, agregar valor y disfrutar de los efectos de aglomeración que producen una mayor productividad e innovación. Las plataformas son los nodos estratégicos que permiten que la red logística tenga su desempeño óptimo”, escribe Reinaldo Fioravanti, quien es especialista de transporte en el Banco Interamericano de Desarrollo, a través de su página web.

Es por eso que contar con compañías que entiendan la importancia de la logística es importante para el crecimiento en México; como ejemplo claro de esta visión de negocios, está DHL, compañía alemana que opera en México desde hace 35 años y que opera con más de 3 mil 600 especialistas internacionales certificados, capaces de atender cualquier tipo de industria, desde la de salud, hasta la del retail, pasando por la automotriz, de servicios y por supuesto, especialistas en importación y exportación.

Con un servicio a más de 18 mil clientes activos, la compañía tiene una red de más de mil 586 vehículos terrestres, 12 vuelos a nivel nacional, 10 vuelos internacionales e incontables alianzas comerciales con aerolíneas.

Sin embargo, la parte más interesante de esta compañía son sus 4 hubs ubicados en México, Guadalajara, Monterrey y Querétaro; sus 5 centros de intercambio (Mazatlán, Minatitlán, San Luis Potosí, Zacatecas y Silao) y sus 6 gateways internacionales (México, Monterrey, Guadalajara, Mérida, Hermosillo y Querétaro), además de la oficina central en Ciudad de México y 55 centros de servicio a lo largo de la República Mexicana.