Es oficial. El Brexit se cumplió y Reino Unido dejó ya la Unión Europea.

Atrás quedó casi medio siglo de cooperación estrecha, con un Brexit considerado como una victoria para los euroescépticos y que representa un duro golpe para la integración europea después de la Segunda Guerra Mundial.

En Bruselas, la sede de la UE y el Parlamento Europeo retiraron las banderas británicas y, en sentido inverso, las oficinas británicas quitaron las banderas europeas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, celebró la llegada del Brexit con un espumante inglés y una serie de bocadillos locales como el queso azul de Shropshire y pasteles de carne de Yorkshire.

“Este es el momento en que sale el sol y se caen las cortinas para dar comienzo a un nuevo acto”, dijo Johnson este viernes, uno de los líderes de la campaña a favor del Brexit en el referendo del 2016. “Es un momento de verdadera renovación y cambio nacional”.

A partir de este sábado, Reino Unido será un país extranjero y sus funcionarios tendrán un acceso restringido a las oficinas y comunicaciones internas de la UE. A los diplomáticos de los 27 estados miembros restantes del bloque se les recordó que ya no deben compartir información libremente con los británicos.

Pero en muchos otros aspectos, no habrá cambios inmediatos. Reino Unido y la UE iniciarán una transición hasta fines de diciembre a fin de darles a sus ciudadanos y empresas tiempo para adaptarse miembras los dos blandos definen su nueva relación.

Las discusiones incluirán asuntos de comercio, derechos de pesca, seguridad y varios otros temas. Aunque el propósito de un eventual acuerdo comercial es lograr “cero aranceles, cero cuotas”, la UE sostiene que ello requerirá también “cero dumping”.

En Reino Unido, los partidarios del Brexit se aprestaban a conmemorar lo que llaman su “día de la independencia”: un escape de lo que consideran un proyecto liderado por Alemania que ha resultado un fracaso para sus 500 millones de habitantes.

“Voté por el Brexit”, dijo Mark Campbell, un escritor de 52 años. “Esperemos que funcione. Cincuenta años no son nada”, añadió.

Lee también: 7 datos clave para entender la relación de México y Reino Unido tras el Brexit

Más negociaciones 

Los líderes de la Unión Europea trataban de poner buena cara el viernes, el día del Brexit, diciendo que los restantes 27 países del bloque afrontarán el cambio climático y la transformación generada por las tecnologías, pese a la pérdida a un Estado miembro por primera vez en su historia.

“Nuestra experiencia nos ha enseñado que la fortaleza no reside en el aislamiento sino en nuestra unión singular”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una conferencia de prensa antes de la salida de Reino Unido.

“Los desafíos que enfrenta Europa y las oportunidades de las que puede sacar ventaja no han cambiado por el Brexit”, expresó, y añadió que ahora la UE debe enfocarse en su liderazgo global para encarar el cambio climático, la revolución digital y la migración.

Después de tres años y medio de tortuosas negociaciones de divorcio, el Reino Unido y la UE iniciarán discusiones para establecer su relación tras el Brexit en temas que van desde la seguridad al comercio.

La UE dijo el viernes a Reino Unido que no puede esperar “el acceso más igualitario a su mercado único” a menos que adopte los estándares del bloque en torno al medioambiente, los derechos de los trabajadores, el pago de impuestos y la ayuda estatal.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

Coronavirus vacuna
Casos mundiales de coronavirus superan brote del SARS
Por

Las cifras de contagiados con Wuhan podrían ser superiores pero es menos mortal, hasta el momento, que el síndrome respi...