En un proyecto de calidad, el equipo especializado de mantenimiento que vayamos a utilizar en un campo chico es prácticamente el mismo que fuéramos a usar en un campo de 18. Solo cambian algunas cantidades y la mano de obra.

Muy a menudo nos preguntan lo que requiere un proyecto para realizarse en un espacio reducido a 10 o 15 hectáreas en algún rancho o campo privado.

La partida de diseño y construcción son las fáciles de explicar ya que el cliente esta regularmente familiarizado con algún tipo de construcción vertical y acostumbrado a tratar con arquitectos. Sin embargo, la parte interesante es al llegar al tema de mantenimiento.

Cuando hablamos de los números, de diseño y construcción, las cantidades no asustan ya que es algo esperado y quizá hasta tenían en mente más inversión que la que nosotros presupuestamos y, nos insisten en que quieren algo más grande y espectacular. Sin embargo, al momento de presentarles las propuestas para el crecimiento del pasto y el cuidado perpetuo de su cancha, saltan como si se arrepintieran de haber engendrado a un bebe. El problema es, precisamente ese, que sí hacemos entrega de un bebe hermoso y sano y, este requiere de las mejores atenciones en su crecimiento y su periodo de adulto. En un proyecto donde el diseño y la construcción son de calidad mundial, esa calidad mundial se debe mantener para el resto de la vida.

El desarrollo de un campo de golf se divide en cuatro partes principalmente:

  1. El proyecto arquitectónico.
  2. La construcción.
  3. El establecimiento del pasto.
  4. El mantenimiento del campo para condiciones de juego.

Entiendo que a muchos les causará sorpresa el equipo especializado que existe para mantener un campo de golf en buen estado y la calidad del superintendente o “jardinero’ condecorado como muchos lo llaman. Este superintendente, de acuerdo con los estatutos de la Asociación de Superintendentes de Golf, tiene a su cargo la responsabilidad del mantenimiento, conservación y mejoramiento del campo de golf. Asimismo, debe fomentar y fortalecer los procesos de capacitación que contribuyan al cuidado del medio ambiente y a lograr la eficiencia del uso de los recursos.

La misión de todos debe ser diseñar y mantener un campo de golf de manera sustentable y responsable. Para eso, hay que invertir en especialistas responsables.

 

Contacto:

Twitter: @Pizagolfdesign / @arqpiza

Facebook: Pizá-Golf-Design

Página web: Pizá Golf Design

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.