La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no fue por corrupción, sino por causas técnico-financieras, dijo Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“No fue la corrupción por la que paramos el NAIM. Las causas por las que se tomó la decisión fueron de índole técnicas y financieras”, destacó el titular de la SCT.

Espriú dijo que el sobrecosto de la obra en Texcoco fue uno de los principales factores para cancelar el aeropuerto, de acuerdo con El Financiero.

De acuerdo con Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), el costo inicial del NAIM era de 168,000 millones de pesos (mdp). Sin embargo, al cancelar la obra, esta tenía un costo cercano a los 300,000 mdp.

A finales de junio, con el objeto de mantener las obras del NAIM y que se lleven a cabo acciones precisas para su conservación, un Tribunal Colegiado de Circuito dio a conocer en las últimas horas una nueva suspensión otorgada en favor del colectivo #NoMásDerroches.

Asimismo, un Juzgado de Distrito dictó una nueva suspensión, en este caso definitiva, para detener la destrucción de la terminal aérea y no construir el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) hasta que se cuente con todos con los estudios de factibilidad correspondientes.

Te recomendamos: 

Ingenieros civiles se deslindan de declaración sobre el NAIM de dirigente del UMAI

 

Siguientes artículos

Aguacate llega a 85 pesos en Ciudad de México: Profeco
Por

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en tiendas de autoservicio el kilo de aguacate, jitomat...