Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña, declaró la independencia de esa región para formar una república, pero aplazó los efectos prácticos para que pueda haber diálogo con el gobierno de España.

Ante el parlamento catalán, Puigdemont fundamentó la declaratoria en los resultados del referéndum del 1 de octubre, el cual fue declarado ilegal por las autoridades judiciales españolas.

“Con los resultados del 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente”, afirmó. “Asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”.

No obstante, pidió al parlamento suspender el efecto de la declaración para emprender un diálogo a fin de llegar a una solución acordada con el gobierno central.

PUBLICIDAD

“Hoy el govern está haciendo un gesto de responsabilidad. Este conflicto se puede resolver de manera acordada. Por nosotros no quedará, porque queremos ser fieles a nuestra historia y ser fieles a nuestros hijos e hijas”, dijo Puigdemont.

Lee también: Proceso independentista de Cataluña detona éxodo de empresas

Al inicio de su intervención, el presidente de la Generalitat, emanado de la coalición de partidos denominada Junts pel Sí, condenó la violencia de los policías enviados por el gobierno de Mariano Rajoy para impedir que los ciudadanos votaran el 1 de octubre.

“Nunca lo olvidaremos”, expresó.

A fin de seguir el discurso de Puigdemont, miles de personas salieron a las plazas públicas de Cataluña; unos 30,000 simpatizantes de la independencia llegaron al Paseo de Lluís Companys, en Barcelona, donde pantallas gigantes fueron instaladas.

Tras la mención de que se aplazaban los efectos de la declaratoria, muchos de los asistentes comenzaron a retirarse en medio de un ambiente de decepción.

 

Siguientes artículos

Videgaray está dispuesto a dialogar con gobierno de Venezuela
Por

El canciller mexicano también habló sobre el muro con Estados Unidos que pretende construir su presidente, Donald Trump....